El Big Data y la basura

En realidad en cualquier ciudad del mundo. Son toneladas y toneladas de productos caducados, sobras de cocina en restaurantes y casas particulares y, en general, la demostración de lo mal que hemos asimilado el consumo. Recientemente, en un conocido restaurante madrileño pedí un cocido con varios amigos. Consistía en 4 platos con comida para un regimiento. No pude dejar de preguntar al propietario ¿Que hacéis con las sobras? Me tranquilizó diciendo : "tenemos un colegio de Hermanitas de los Pobres que lo recogen y lo reparten entre sus necesitados". Me comí mi parte con la conciencia más tranquila.

Os preguntaréis ¿Que tiene esto que ver con el Big Data? Imaginaros una ciudad -Madrid por ejemplo- en el que la casi totalidad de las neveras sean inteligentes, puedan leer los datos de los productos que contienen y generen un listado de compras y futuros deshechos a diario. Una empresa de Big Data podría "comprar" todos esos datos, "saber" en cada momento, por distritos, las cantidades de comida a punto de pasarse de fecha y proporcionar un servicio logístico de entrega en los comedores de ayuda social que adapatarían sus menús a las "sobras" antes de que se conviertan en basura.

Aparte de paliar el hambre de muchos necesitados, un servicio así reduciría de manera importante las pérdidas diarias de comestibles que caducan. Cada día es más importante pensar en el medio ambiente y producir soluciones ingeniosas que lo mejoren. Reducir los niveles de basura será pronto, gracias al Big Data, uno de los servicios que se pondrán en marcha.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios