BAQUIA

El futuro de las apps

Cada día podemos estar más seguros de lo que ya veníamos sospechando desde hace algunos años: el futuro es móvil. Así lo corrobora uno de los estudios más recientes de Gartner, asegurando que en 2017 se habrán alcanzado los 268.000 millones de descargas de aplicaciones móviles. Una cifra más que relevante si tenemos en cuenta que esto supondría una media de casi 40 descargas por individuo. Y eso sin contar con que una gran parte de la población de países subdesarrollados continuará sin tener acceso a las nuevas tecnologías, lo que incrementaría de forma lógica el número de descargas por persona en los países desarrollados.

Sin duda, el negocio de las aplicaciones tiene un futuro prometedor. Estas últimas cifras se traducirían en unos ingresos de 77.000 millones de dólares para esta industria en auge. Ante estos datos resulta lógico que cada vez sean más las empresas que optan por subirse al carro de las aplicaciones móviles y aprovechar las posibilidades que les ofrecen para conectar con sus clientes de forma mucho más directa y eficaz.

Aplicaciones moviles

Sin embargo, tampoco conviene perder el norte y lanzarnos de lleno a la aventura de crear una app para nuestro negocio. Según Gartner, menos del 0,01% de estas aplicaciones móviles serán realmente un negocio rentable para sus desarrolladores en 2018. El verdadero valor de las aplicaciones móviles no está en su precio de descarga, sino en la riqueza de la información que aportan, y su utilidad como herramienta para conectar con el público objetivo en el plano más privado. O en otras palabras, si vas a hacer una app por hacerla, sin tener ningún tipo de función y objetivo, no la hagas.

Según otro reciente estudio, las apps ya dominan el panorama del marketing móvil. Esto es debido a la gran aceptación de los dispositivos móviles por parte de los usuarios, que pasan una media de 2 horas diarias frente a la pantalla de su smartphone o tablet, dedicando un 80% de este tiempo a las aplicaciones móviles.

Desde buscar información sobre el restaurante más cercano, hasta comparar precios de viajes, o cualquier tipo de producto que queramos comprar. Los usuarios móviles utilizan las aplicaciones para cada vez más usos. Las compañías que vean esto como una amenaza, están terriblemente equivocadas. Lo correcto es verlo como una nueva vía de negocio, como una oportunidad para conectar con sus clientes (tanto actuales como potenciales).

El futuro de las aplicaciones móviles está en conocer las preferencias de los usuarios y utilizar esta información para proporcionarles una experiencia única, adaptada a sus gustos y necesidades. Y sí, es aquí donde entra en juego el popular Big Data, destinado a recopilar esta gran cantidad de datos de los usuarios presentes en las apps y las redes sociales. De este modo, las empresas estarán en disposición de ofrecer experiencias personalizadas, en base al histórico online del usuario y sus preferencias.

Por último, las últimas novedades tecnológicas centradas en los llamados “wearables” como los smartwatch o las Google Glasses, nos indican que el uso de aplicaciones móviles pronto dejará de ser exclusivo de smartphones y tabletas, y saltará a otros dispositivos inteligentes, como por ejemplo los coches.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios