BAQUIA

2020: adolescentes hasta los 35 años

Creafutur, Havas Media y Yahoo! presentaron la semana pasada dentro de la feria Expomanagement el estudio “Teens 2010”: Cómo son los adolescentes de hoy y cómo evolucionarán sus hábitos de consumo”, realizado a partir de entrevistas a personas de entre 12 y 19 años de ocho países (España, Brasil, Estados Unidos, Francia, Japón, Reino Unido, México y China).

El estudio trata de definir en profundidad al público adolescente, proyectando ese conocimiento hacia los próximos 10 años, momento en que este público, bautizado como la generación de “nativos digitales”, se habrá convertido en el target clave para medios y marcas,

Los teens de hoy

El 70% de los teens (15 a 19 años) dedica buena parte de su tiempo a estudiar y depende por completo de su familia, aunque están dispuestos a esforzarse por alcanzar su independencia; el 79% de los teens españoles, por ejemplo, no ha tenido contacto aún con el mundo laboral. El 60% influye en la compra de alimentación y productos de hogar, con un peso decisivo en alimentación (68%), ropa (67%) e higiene personal (52%).

En el 2010 se muestra como un público que quiere consumir productos ecológicos (65%) y coches eléctricos (52%); no quieren pagar por los contenidos pero sí aceptarán publicidad a cambio de acceso gratuito (50%) y se muestran dispuestos en un porcentaje muy elevado (82%) a compartir gasto y posesión de algunos bienes, por ejemplo el coche.

Y así serán en una década

Entre 2010 y 2020, el estudio define a los teens como “digital nativo-móvil”. No necesitan salir de casa para relacionarse: Internet les ofrece el espacio, el centro comercial virtual y la red social a la que pertenecer. El teen de 2020 vivirá en algo parecido a una megalópolis con las puertas abiertas a cualquier lugar gracias a la convivencia constante con la tecnología. Conectado con el mundo pero aislado de la unidad familiar, con tan solo un 5% de su tiempo compartido con adultos.

Son optimistas ante el futuro y conscientes de que su incorporación al mundo laboral se producirá en el marco de una sociedad envejecida en la que su contribución será clave. Para entonces, la mayoría de los adultos-jóvenes todavía vivirán en casa con sus padres, en un entorno urbano que es donde el empleo será más abundante, y serán considerados teens hasta los 35 años. Sus tendencias de consumo serán globales, y priorizarán los productos pequeños, funcionales y asequibles.

El ocio de este colectivo será totalmente tecnológico, en un mundo interconectado a través de 50.000 millones de dispositivos multiusos que les permitirán tener movilidad, ubicuidad y conectividad total.

Las redes sociales son el instrumento de relación

Para los adolescentes de hoy el ordenador es imprescindible, por encima del móvil, por ser el instrumento que les permite acceder a Internet, relacionarse, entretenerse e informarse. Sin embargo, en el futuro perderá peso ante nuevos dispositivos móviles, que les ofrecerán movilidad y las mismas prestaciones de conectividad gratuita.

Actualmente, un 68% de teens usa redes sociales para contactar con amigos, y se prevé que esta cifra vaya en aumento con la aparición de nuevas redes, mucho más especializadas, que permitirán que los jóvenes se vinculen a partir de inquietudes, actividades o aficiones concretas.

Permanentemente conectados con los medios –más de 30 horas semanales– los adolescentes actuales se informan a través de los telediarios y de diarios online y blogs, aunque conceden más credibilidad a la prensa escrita. En esta línea, la prensa digital ganará cada vez más adeptos porque permitirá el acceso inmediato a las noticias, actualizadas en cualquier momento y lugar, y asociarán la prensa escrita a los momentos de relax y de reflexión.

Con respecto al valor de la marca en la decisión de compra, los adolescentes de hoy tienden a comprar lo que ven anunciado y el valor de la marca es decisivo en el momento de la compra, aunque las marcas pierden importancia a medida que los adolescentes van llegando a la edad adulta. Estas tendencias se mantendrán intactas en los teens del futuro.

Actualmente, el origen de lo que compran no les preocupa, pero en un futuro la conducta social generalizada será consumir productos de empresas socialmente responsables, que produzcan en el propio país.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios