BAQUIA

A mi derecha Amazon, a mi izquierda eBay

Es difícil no ser parcial. Lo intentamos muchas veces, pero la realidad es que el corazón domina con frecuencia a la cabeza. En Baquía intentamos manterner una actitud de ,b>parcialidad con respecto a los dos grandes jinetes del comercio electrónico mundial. Siempre hemos defendido el modelo de Amazon, aunque a veces hayamos dudado de su viabilidad y todos nos hemos alegrado de leer la buena nueva de su primer año completo con beneficios. A pesar que hemos tenido que esperar casi 10 años para verlo.

El caso de eBay es completamente distinto. Su modelo de negocio le ha permitido ser rentable desde el principio. El caso es que cuando leímos en Yahoo News el artículo de Leslie Walter, periodista del Washington Post, sobre las posturas antagónicas que mantienen ambas empresas, no pudimos dejar de analizarlo y, francamente, aunque todo cuanto dice Leslie es verdad, creemos que su inclinación natural hacia Amazon desprecia alguno de los puntos fuertes de eBay.

Veamos primero las cifras que ambas empresas acaban de dar a conocer y que sirven de base a Leslie para su reflexión. Amazon vendió 1.940 millones de dólares en el último trimestre de 2003, frente a los más de 7.000 de eBay. Lo que es más significativo: eBay obtuvo un increíble margen bruto (ventas menos coste de las mismas) del 82%, lo que le permitió, después de deducir todos los gastos restantes, finalizar con un 22% de margen neto, mientras que Amazon se tuvo que contentar con un esquelético 4%.

El ataque de Leslie a eBay se basa en que la empresa ha aumentado sus precios de venta. Es decir, las comisiones que cobra por sus servicios de subasta y exposición. Amazon, por el contrario, continúa bajando precios, convencida de que su futuro está en devolver a los clientes el máximo de lo que pueda ahorrar en sus operaciones.

Los dos titantes del e-commerce juegan sobre diferentes escenarios: Amazon está en la guerra del precio; eBay en la de los modelos de red

¿Posturas antagónicas? Quizás sea cierto que, como se comenta en el artículo, Jeff Bezos se presentó ante los analistas con un humilde deseo de servir a los clientes, mientras que Meg Whitman lo hizo de manera triunfante, anticipando alcanzar los 3.000 millones de dólares de resultado un año antes de lo que ella misma había previsto hacía 2.

Entendemos que Leslie prefiera la parquedad prusiana de Amazon comparada con la decadente forma de moverse, en jet privado de 30 millones de dólares, de los ejecutivos de eBay. Sin embargo, como él mismo dice, ambas empresas provienen de dos campos opuestos del comercio electrónico.

Si los tuviéramos que comparar con empresas del mundo físico eBay sería equiparable a El Corte Inglés, mientras que Amazon estaría mas cerca de Carrefour. Pero esta simplificación sería ,b>muy engañosa, porque ambos modelos de negocio son modelos de Internet que nada tienen de comparable a los de los comerciantes físicos.

Ambos han demostrado ser capaces de atender bien a millones de clientes, pero el modelo es completamente distinto. Por lo menos al inicio. Amazon quería ser el mejor vendedor online, eBay quiere que sus clientes se hagan ricos -o por lo menos se diviertan como enanos- a través de su plataforma mundial de intercambio. Si haces feliz a la gente y les cobras por su diversión puedes tener mejores márgenes que si, simplemente, compras y vendes.

En un punto tiene razón el artículo: a medida que Amazon quiere ofrecer la misma infraestructura que eBay, puede cambiar las reglas del juego e incluso mostrar a la gente que quiere ser feliz que puede serlo a menor precio. Pero eso queda en el futuro.

Hoy por hoy, ambas empresas ocupan campos diferentes. La mayoría de los grandes negocios de eBay se cimentan sobre la suma de muchos pequeños y medianos negocios que se hacen con tanto margen, que no les importa el peaje que les exige la empresa. Amazon, en cambio, está en la guerra del precio, y quiere ahí ser el campeón. Mientras compra y venda, cosa que no hace eBay, y tenga sus propios stocks, como los comerciantes físicos, sigue teniendo una dependencia híbrida del mundo físico que no tiene eBay, y que limita sus márgenes.

Donde verdaderamente existe el peligro para eBay, más que en su actual optimismo (que el artículo compara a los mejores tiempos de AOL), es en que Amazon se ebayice y convierta su capacidad de compra en subastas agregadas a bajo precio, desviando tráfico de eBay y captando más y más público, hasta ahora fiel a eBay, hacia su plataforma.

Por otra parte, Amazon, cada vez más, se está convirtiendo en comerciante de comerciantes y puede, en algún momento, terminar las ventas propias en beneficio de terceros. Quizás la gran oportunidad de Amazon se encuentre en vender su parte física a Wal-Mart o a una serie de comerciantes físicos líderes en cada país y convertirse, ya sin modelo físico alguno, en su brazo armado en la venta online.

Lo interesante de ambos modelos, inequívocamente propios de Internet, es que aunque ahora parezcan juntarse en algunos puntos, creemos que tienen objetivos completamente distintos, y los actuales parámetros de crecimiento y rentabilidad pasan por el tipo de evolución que ambos van a sufrir en los próximos dos años.

Vivimos en un tiempo muy interesante.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios