BAQUIA

¡A por Steve Jobs!

El director de Apple ya no es el Rey Midas que convierte en oro todo lo que toca. Se encuentra en una depresión, una etapa de capa caída que, aún así, más quisieran muchos otros ejecutivos de otras empresas de tecnología.

La tibia recepción del iPhone, los continuos intentos de desbloquearlo y las críticas hacia su servicio iTunes parece que no dejan ni un momento de respiro al mandamás de la empresa de la manzana.

Su tienda online ha visto como ha pasado en unos meses de ser adorada por todos, a odiada. Los gobiernos europeos se han posicionado en contra de su DRM, los usuarios están enfadados ante algunas medidas de privacidad extrañas, y las discográficas y los artistas quieren más dinero.

Al igual que le ha ocurrido a Google con YouTube, parece que las demandas contra Apple no cesan, y el panorama parece que solo acaba de comenzar. Hay quien ya augura una muerte a la tienda de la manzana, debido a la retirada de contenidos por parte de las discográficas.

Pero, si estas no venden en iTunes y sus beneficios en las tiendas físicas siguen cayendo, ¿de dónde esperan conseguir el dinero?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios