BAQUIA

¿A quién no le ha cambiado la vida la tecnología?

La tecnología cambia muchas cosas. Una de ellas es la tradicional distribución de nuestro tiempo. Siempre hemos oído que a fin de llevar una vida sana y equilibrada, las 24 horas del día deben repartirse equitativamente en tres tercios idénticos: ocho para el trabajo, ocho para el ocio y las necesidades personales, y otras ocho para dormir. Claro que esto sucedería en un mundo ideal en el que no existieran las horas extras, no hubiera atascos de tráfico, los niños no despertaran a media noche a los padres, etc., pero eso es otra historia.

Una de lascosas que ha cambiado la tecnología es la forma en que organizamos nuestro tiempo. El estudio elaborado por Yahoo y la consultora OMD descuadra por completo la distribución clásica anterior. Si sumamos el tiempo que dedicamos a la televisión (2,5 horas diarias), a chatear por el messenger (1 hora), a atender el correo electrónico (1,2 horas); escuchar la radio (1,3 horas) y a navegar por Internet (3,6 horas) nos salen 9,6 horas. Contemos luego las 6,4 horas de trabajo (¡caramba, qué jornada tan afortunada!) y las 1,2 horas de transporte, y habremos consumido ya algo más de 17 horas. Todavía dedicaremos 4,5 horas a la familia, y así llegaremos a las 21,7 horas. Vaya, ¿seremos capaces de reponernos de una jornada tan intensa durmiendo algo más de dos horas? Difícil parece. Suerte que ahora los días duran 43 horas, gracias a la cantidad de multitareas que nos permiten ejecutar los avances tecnológicos. Qué lío.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios