BAQUIA

Abandona la casa… ¡Quiero TV!

Siempre fue la tercera en discordia. Quiero TV nació como una advenediza sin complejos y ha muerto perdiendo dinero por todos los lados. Dos años después de su lanzamiento, los accionistas de la televisión de pago han acordado la liquidación ordenada de la compañía. El constante goteo de pérdidas, 400 millones de euros en su historia, y la carencia de empresas interesadas en su adquisición, han sido la gota que ha colmado el vaso para unos inversores que llevaban varios meses apostando por el cierre.

El Consejo de Administración y la Junta General de Accionistas de la plataforma digital también acordaron presentar ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología la solicitud de resolución del contrato concesional de la Televisión Terrenal firmado el pasado 14 de octubre de 1999 entre la Administración y la televisión digital.

\”Quiero TV lamenta haberse visto obligada a tomar esta decisión y se compromete a adoptar las medidas necesarias para garantizar que el proceso de resolución del contrato se realice de la forma más respetuosa posible con los intereses de todos los afectados\”, ha subrayado la compañía en un comunicado.

La liquidación se ha llevado a cabo a propuesta de Auna, socio mayoritario al contar con el 49% del capital, recibiendo el respaldo de todos los socios excepto la caja de ahorros vasca BBK (dispone un 0,8%), que no asistió a la reunión, y MediaPark (18%), que se ausentó en el momento de la votación.

Los accionistas de la televisión esperan que la Administración admita el reembolso de los 34 millones de euros que depositaron como avales cuando obtuvieron mediante concurso la correspondiente licencia.

La liquidación afectará a los 150 empleados de Quiero TV, que deberá negociar en las próximas semanas una quita con los proveedores para pagar las deudas.

El cierre de Quiero TV se produce en un momento especialmente dulce para la empresa. La dificultosa emisión durante 24 horas del programa Gran Hermano ha conseguido atraer más de 1.000 altas diarias, según ha reconocido la compañía. Los nuevos abonados no son advertidos en ningún momento de la delicada situación por la que atraviesa Quiero TV.

La liquidación de la plataforma digital da la razón a los expertos que vaticinaron la imposibilidad de que hubiera tres televisiones de pago en España. Vía Digital y Canal Satélite se quedan solas…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios