BAQUIA

About.me, comprada por AOL a los cuatro días

Blogs, redes sociales y demás extensiones de nuestra vida en la Red suelen tener un apartado titulado "About", o "Sobre mí", donde cada uno se define como quiere o puede. Con esa filosofía, About.Me pretende crear el perfil universal de los usuarios, reuniendo diferentes facetas de su vida.

Así, desde los blogs que mantengan hasta sus perfiles en diferentes redes sociales o, si la tuvieran, su página web, aparecen reunidas en el mismo sitio. Pero quizá lo más llamativo es la cuestión de las estadísticas, porque los usuarios pueden saber cuánta gente ha visitado su perfil, que es uno de los misterios actuales de las redes sociales.

La idea de About.me está dentro de una tendencia hacia la convergencia, en la que los usuarios se aferran con alivio a cualquier sistema o aplicación que les facilite la vida reuniendo, por ejemplo, todos los feeds de sus medios y redes sociales en una sola aplicación para el móvil. About.me es algo parecido, pero en sentido contrario. No se trata de leer las noticias de los demas, sino de describirse a uno mismo.

Que la empresa sea ahora una adquisición de AOL no es nada sorprendente si tenemos en cuenta que uno de sus fundadores, Tony Conrad, ya vendió al mismo grupo su empresa anterior, Sphere. No se sabe cuánto ha pagado AOL por About.me, pero sí que en la última ronda de financiación recibieron 425.000 dólares.

Sí nos llama la atención que hayan tardado apenas cuatro días, desde el lanzamiento oficial de la página, en anunciar su compra. Conrad ha señalado en una entrevista que es una cuestión de dinero (se barajan decenas de millones de dólares) y de que preferían AOL a otros inversores que hubieran puesto más presión sobre la startup. El plan ahora parece integrar el servicio con otros de la compañía, como la mensajería instantánea o el correo electrónico.

Al igual que Yahoo, AOL está intentando reconvertirse y volver a ganarse a los usuarios, comprando productores de contenido como TechCrunch y apuntándose a tendencias "de moda". Y como también le ocurre a Yahoo, se enfrenta al desafío de haberse convertido en un gigante de pequeñas empresas en el que nadie tiene claro cuáles son sus prioridades o su estrategia principal.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios