BAQUIA

¿Adios a los ratones con el LightRing?

LightRing.jpg

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:””; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Calibri”,”sans-serif”; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;}

 

Los interfaces de usuario físicos están evolucionando enormemente en los últimos años. Seguro que hemos visto noticias de cascos virtuales, hemos usado los mandos de la Wii o directamente hemos obviado los mandos con Kinect. Quizá el más implantado de estos cambios sea el de las pantallas táctiles, que han hecho muy intuitivo el uso de multitud de aplicaciones en los smartphones y tablets.

 

Uno de los interfaces novedosos que aún no han llegado al mercado es el Light Ring de Microsoft. Se trata de un anillo con un sensor infrarrojo y un giróscopo, que permite realizar las acciones habituales de un ratón: Clicks, desplazamiento por la pantalla, etc. La ventaja fundamental de esta innovación es que no se necesita una superficie plana para las funciones del ratón, sino que podemos ejecutar las acciones sobre nuestra pierna, por ejemplo.

 

 

Y es que Microsoft está siendo muy activo en este campo. Su interfaz inmersivo para el hogar, Illumiroom, continúa evolucionando ahora bajo el nombre de Room Alive, y como su nombre indica (habitación viva), se trata de que toda la habitación se convierta en pantalla interactiva. Es una evolución de Kinect, ya que se basa en esta tecnología, pero genera una experiencia realmente distinta. Recomiendo ver el video en el que es fácil hacerse una idea de en qué consiste.

 

 

A pesar de todos estos avances, aún hoy los gamers (los jugones de PC) siguen usando teclados y ratones, por la complejidad de la interacción que necesitan para controlar las acciones. Sigue habiendo un largo camino que recorrer, pero seguro que seguimos sorprendiéndonos conlas formas de relacionarnos con las máquinas.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios