BAQUIA

Adiós al mítico walkman

El 1979 Sony empezó a fabricar el walkman, sin duda uno de los gadgets más importantes y revolucionarios de la historia al introducir la posibilidad de llevar la música a cuestas, por lo que se puede considerar el padre (o el abuelo) de los actuales reproductores digitales.

Hoy en día, el walkman es casi una pieza de museo, capaz de desconcertar a un adolescente (“¿de verdad nuestros padres usaban este trasto?”) que no ha visto uno en su vida con su extraño funcionamiento mecánico-analógico: engranajes que giran, cintas a las que hay que dar la vuelta para escuchar por las dos caras, sin funciones digitales como la reproducción aleatoria…

Y aunque lo lógico es pensar que el walkman llevaba años enterrado en el cementerio de las tecnologías obsoletas, lo cierto es que Sony seguía fabricándolo, atendiendo la demanda de esos mercados separados de los más avanzados por una brecha digital. Igual que otro clásico como los disquetes, que también dejarán de fabricarse a finales de este año.

Han pasado 31 años desde que en 1979 se fabricaran el TPS-L2, el primer modelo de walkman de Sony. Unos 200 millones de unidades después, Sony ha anunciado que ya no fabricará más, una vez agotada la remesa de los últimos producidos, el pasado mes de abril.

Curiosamente, el anuncio de la defunción del walkman ha coincidido con el noveno aniversario del lanzamiento del iPod de Apple, que puede considerarse su heredero (aunque entre medias debemos recordar el discman).

Al menos, el walkman no morirá del todo, ya que Sony ha homenajeado al mítico gadget bautizando con el mismo nombre toda su gama de reproductores digitales y teléfonos musicales.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios