BAQUIA

Aguantando a la espera de Vista

¿Quién no recuerda hace unos años el boom de los teléfonos móviles, cuando llegaban a obsequiarse en restaurantes o peluquerías? Lo importante era distribuirlos entre los clientes, que ya se encargarían después las operadoras de rentabilizarlos. Con los ordenadores personales no se ha llegado aún a ese extremo, pero al paso que van los precios de venta, igual llega el día en que junto a los filetes de ternera nos llevemos de regalo un disco duro nuevo o una pantalla plana. La competencia y los ajustes en los costes de producción están tirando los precios de venta al público, y los fabricantes se adaptan a duras penas a una situación de márgenes ajustadísimos. La esperanza está puesta en Windows Vista, que obligará a una mportante renovación del parque informático. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios