BAQUIA

Algo huele a podrido en tu correo

Internet huele a basura. Cada mes que pasa son más los correos no solicitados que llegan a los buzones de los internuatas. Lo que en principio comenzó siendo una anécdota, hoy ya es un problema. Y es que ahora lo complicado para cualquiera es encontrar, entre las toneladas de mensajes no solicitados, el que realmente se espera. Los correos de los amigos o familiares quedan sepultados por los de venta de productos de salud, pornografía o fórmulas mágicas para conseguir dinero sin apenas levantarse del sillón.

El problema tiene todos los visos de aumentar a medida que se llega a finales de año. Varios proveedores de servicios de correo electrónico para empresas vaticinan que para finales de 2002 se prducirá \”un enorme aumento de mensajes no solicitados\”, apunta Enrique Salem, CEO del proveedor de servicios antispam Brightmail, quien añade: \”Se convertirá en un gran problema\”.

Según datos que maneja su propia compañía, el 36% de todos los correos electrónicos que circulaban por Internet era spam, porcentaje que representa un 8% de aumento respecto al año anterior.

El problema se agudiza en las compañías, ya que la pérdida de tiempo que supone para los empleados separar el grano (los correos esperados) de la paja (los no solicitados) repercute sobre la productividad. La firma estadounidense Gartner ha calculado que el spam hace perder a las compañías cerca de 13 millones de dólares anuales.

El director de tecnología de la información de la empresa Cypress Semiconductors, Dennis Bell, también hace saltar la señal de alarma respecto a lo que nos espera en el futuro. Según su experiencia, hace un año, de cada 20 correos solicitados que llegaban a una cuenta, uno se colaba de rondón sin permiso. A día de hoy la proporción es de uno de cada cuatro.

La compañía británica MessageLabs, que ofrece servicios para acabar con virus y spam, es más alarmante: los clientes que han requerido su presencia porque el 50% de los mensajes que reciben no saben ni quién se los manda ni los han pedido. \”Estamos llegando a un punto en el que a la compañías les resulta complicado hacer negocios utilizando Internet\”, apunta John Harrington, director de marketing de MessageLabs.

A pesar de que la presencia del correo basura sea perceptible sobre todo en las empresas, también está dejándose notar en las cuentas personales, como Hotmail. Microsoft admitió recientemente que el 80% de los mensajes que llegan a sus servidores son correos electrónicos no solicitados. Los suscriptores a su servicio de webmail Hotmail reciben en conjunto más de 1.000 millones de mensajes cada día de todas las variantes del spam. Con más de 110 millones de usuarios, Hotmail es el correo-web más popular del mundo.

A pesar de su demostrada inutilidad como medio de marketing y publicidad —los usuarios desconfían de los mensajes no solicitados; no los leen y si los abren acaban aborreciendo al emisor que les contacta sin permiso—, el spam crece como la mala hierba. Jupiter Media Metrix estimó que en 2001 cada internauta recibió una media de 571 mensajes no solicitados, que se convertirán en 1.500 en cinco años. El spam se traduce en pérdida de tiempo, y el tiempo es oro .

Las iniciativas legislativas, en ciernes en EEUU y puestas en marcha en Europa, no han conseguido frenar esta lacra de la Era Internet. Siete países de la Unión Europea, ——España (con la LSSI), Austria, Grecia, Dinamarca, Alemania, Finlandia e Italia— ya prohiben de hecho la práctica del spam junto a variantes menos digitales como el telemarketing automatizado y los faxes no solicitados. Pero la ambigüedad en la adopción de medidas —a la que tratará de poner fin una directiva europea sobre protección de datos— constituye un terreno abonado donde el spammer campa a sus anchas. En algunos casos se permite a las empresas enviar spam para preguntar si pueden enviar spam; en otros, el spammer con cartera de clientes tiene carta blanca para bombardearles…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios