BAQUIA

¿Alguien me compra un PC?

¿Cuándo tocarán fondo las ventas de PCs? No es fácil dar una respuesta, pero las consultoras y los expertos lo siguen viendo negro. El último estudio de Dataquest confirma la crisis que atraviesa el sector y vaticina que este año las ventas crecerán un 10,7%, cuatro puntos menos que en 2000, con 144,5 millones de unidades vendidas (frente a los 130 millones del año pasado). Pero Dataquest va un paso más allá y predice que Compaq, HP o IBM abandonarán el negocio dentro de cuatro años. Empresas como la propia Compaq y HP han tenido que afrontar la crisis a base de despidos y congelaciones salariales, y todos se preguntan si volverá la época dorada y no tan lejana.

Para combatir la crisis y frenar la constante caída de sus acciones en bolsa, los analistas recomiendan una consolidación masiva e inmediata de los principales fabricantes de computadoras vía compras y desinversiones en ciertos activos, amparándose en que en el momento actual del ciclo económico es mejor que estas empresas tomen la iniciativa antes de esperar a que se sucedan los acontecimientos. Los inversores y los clientes lo agradecerían.

Estaríamos entonces ante un escenario muy similar al de la década de los años 80, cuando a la explosión de fabricantes de computadoras le sucedió una gran criba que hizo desaparecer a la mayoría de empresas. El mercado se asentó y quedó estabilizado para un período de crecimiento sostenible durante diez o quince años.

Nuevos mercados

La debilidad del sector en Estados Unidos ha hecho que los principales fabricantes fijen sus esperanzas en Latinoamérica, un mercado creciente y prometedor, sobre todo por el fuerte deseo de los latinoamericanos de tener acceso a Internet. Según IDC, el año pasado se batieron todos los récords de ventas de PCs en aquella región, con un total de 7,7 millones de unidades vendidas. Las computadoras de sobremesa, los portátiles y los servidores basados en procesadores Intel fueron los productos estrella en 2000 en Latinoamérica, gracias a que muchas compañías redujeron los precios de sus modelos y ofrecieron atractivas condiciones de financiación para los consumidores latinoamericanos.

Las pasadas navidades fueron la última prueba de fuego para el sector. Era una época ideal para empezar la recuperación, pero la saturación del mercado norteamericano hizo que las ventas fueran un 20% inferiores a las del mismo período del año anterior.

Lo que nadie duda es que el mercado está saturado. ¿Por qué? La mayoría de los usuarios se resiste a cambiar las computadoras que adquirieron a finales de los 90, al calor de la explosión de Internet, porque están satisfechos con ellas y porque temen que la recesión económica se acentúe aún más. Además, la cultura tecnológica de los consumidores cada vez es mayor y muchos esperan que aparezcan nuevos servicios o aplicaciones antes de actualizar sus equipos.

Pero hay más factores que explican la mala situación del sector, como los retrasos en nuevas versiones de programas y sistemas operativos (aquí Microsoft tiene bastante que decir) o la casi nula diferencia de rendimiento entre los procesadores de última generación y los anteriores.

Cambio de tendencia

Hasta ahora, la principal razón que obligaba a los usuarios a cambiar los equipos eran las nuevas generaciones de Windows, que siempre consumían más memoria y precisaban de más velocidad que sus antecesoras. Pero esto no ha ocurrido con Windows 2000 y Windows ME, que se venden menos de lo previsto en un mercado en el que los PCs son cada vez más potentes, se adelantan con mayor celeridad a las necesidades de los consumidores y tienen una vida útil mucho mayor. En cualquier caso, también hay que tener presente la diferencia entre 286 y 488 (abismal) y entre Pentium II y Pentium III (mínima) para el usuario de Office.

Ante esta situación, los fabricantes han empezado a bajar los precios de sus productos en lo que puede ser el inicio de una nueva guerra comercial en el sector. Necesitan vender los PCs que tienen en sus almacenes antes de que se queden obsoletos. Pero la guerra de precios también está llegando a las tiendas, que prefieren reducir sus márgenes antes que dejar de ganar clientes.

Pero no sólo el PC para el consumidor final sufre la tormenta. La inversión de las empresas en equipos informáticos también desciende por momentos. Y en esto los fabricantes no se han lucido demasiado: comenzaron a dar descuentos y rebajas para aligerar stocks, pero el mercado ha dado un giro y ahora ya no se demandan tanto productos de hardware como software para comercio electrónico, sistemas de almacenamiento, bases de datos o centros de compra. Según un informe de Morgan Stanley, el PC ha bajado a la decimoséptima posición en una lista de 21 categorías referida al gasto de los consumidores.

Las empresas se reorientan

Renovarse o morir. Los principales jugadores del sector saben que tienen que apostar por nuevas líneas de negocio para sobrevivir. Y la grabación de DVDs es una de ellas. Esta será una de las tecnologías que más impulsará las ventas de equipos en general durante los próximos años. Si este año se venderán 1,8 millones de dispositivos grabadores de DVDs, en 2004 serán 13,8 millones de unidades, asegura Dataquest.

La combinación entre unidades combo que son a la vez regrabadores y lectores de DVDs también empieza a proliferar en las computadoras. Desde su aparición en el mercado minorista en 1999 estos productos han tenido unas ventas mínimas, pero ahora la situación está cambiando. Compaq, IBM, Sony y Toshiba incorporaron las llamadas unidades combo a sus portátiles a principios de este año como componente opcional, mientras que Gateway y HP planean incluir el combo en sus equipos móviles a principios de abril. Y, según Compaq, los usuarios están respondiendo. La aparición de nuevas aplicaciones y servicios, como la transmisión de vídeo y sonido de alta calidad a través de la Red, podrían estimular con fuerza las ventas de computadoras.

Sin embargo, también hay razones para el optimismo. Se venden menos PCs, pero los que se entregan son cada vez más potentes. Un estudio de PC Data asegura que la facturación de las empresas en la gama alta de PCs, es decir entre 1.000 y 1.500 dólares, está creciendo significativamente en los últimos meses. Y a compañías como Intel (altibajos aparte) parece que tampoco les va tan mal, teniendo en cuenta que el pasado mes de diciembre vendió todos los Pentium IV lanzados al mercado pocas semanas antes. A mediados de este año, cuando Microsoft libere la nueva versión de su sistema operativo basado en una total conexión con Internet, crecerá la necesidad de los usuarios de actualizar sus equipos. Pero puede que muchos piensen sólo en actualizar sus conexiones.

Hablando de Microsoft, su presidente, Bill Gates, que acaba de inaugurar la conferencia WinHec de la compañía, se ha referido a cómo será la computadora del futuro y a la nueva era del PC. ¿Se cumplirán sus predicciones?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios