BAQUIA

Allison Stokke: famosa sin querer

Lo que han hecho en España Pocholo, Yola Berrocal o los concursantes de Gran Hermano no tiene ningún mérito. Hacerse famoso a costa de hacer el payaso frente a las cámaras o exponer nuestra intimidad no es una forma honesta de ser conocido. Pero convertirse en una celebridad de la noche a la mañana, sin saberlo ni quererlo, es cosa distinta.

Esto es lo que le ha sucedido a Allison Stokke, una saltadora de pértiga estadounidense de 18 años, que además de poseer un físico tremendamente exuberante es una prometedora atleta.

La chica fue campeona estatal de pértiga de su categoría en 2004, rompiendo todos los récords anteriores, y ahora aparece en decenas de webs, acumula miles de entradas en Google y ya ha surgido hasta un club de fans, aunque, por suerte o por desgracia para ella, su éxito no se debe a su hacer en el deporte, sino a su físico.

Todo empezó cuando un usuario de un foro de fútbol americano subió a la página una foto de Allison, tomada hace más de un año durante una competición en Nueva York. La foto fue vista por el responsable de un blog deportivo de gran popularidad en Estados Unidos, With Leather, que decidió publicarla.

A partir de aquí la cadena de Internet se puso en marcha y la imagen fue pasando de blog en blog, enamorando a más de uno, hasta el punto que en estos momentos hay hasta un video suyo colgado en YouTube que ha sido visto por más de 300.000 personas.

Allison asegura estar cansada de recorrer la geografía norteamericana para conceder entrevistas –incluso ha realizado alguna en Brasil- y de las constantes llamadas telefónicas de los fans.

Precisamente, en With Leather, el blog desde el que se inició el torrente de admiración hacia Allison, se publicaba ayer un post pidiendo respeto hacia ella, alegando que en ningún momento trataron de convertirla en una celebridad, y que al fin y al cabo, la gente no sólo admira la apariencia física de una deportista, sino también ser la mejor en su especialidad.

La pobre chica está asustada y su padre, que es abogado, rastrea a menudo Internet en busca de delicuentes sexuales o acosadores. El precio que está pagando es quizá demasiado elevado, sobre todo cuando Allison nunca llamó a las puertas de la fama. Ella no quería.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios