BAQUIA

¿Amenaza de despido? Más vale ser práctico que moralista

Cuando se trata de salvar el puesto de trabajo o de buscar una nueva ubicación profesional, la mayoría de los trabajadores no muestra demasiados escrúpulos de conciencia a la hora de apropiarse de información corporativa… Incluso sabiendo que se trata de una acción ilegal.

Eso es lo que afirma el estudio “The global recession and its effect on work ethics”, elaborado por Cyber-Ark, una compañía especializada en productos de seguridad, entre 600 empleados de los centros financieros Canary Wharf de Londres y Wall Street en Nueva York.

Pese a que un 85% de los encuestados admite ser consciente de que apropiarse de información corporativa es una actividad ilegal que puede perseguirse como un delito, el 41% afirma haberse llevado datos confidenciales de su anterior empresa a su nuevo trabajo.

Además, parece que la crisis crea una suerte de corriente solidaria entre las fuerzas laborales, ya que casi un tercio también estaría dispuesto a facilitar esa información a familiares o amigos que se encuentran buscando trabajo.

Parte de la culpa de esta situación es de las propias empresas, que no demuestran mucho interés o habilidad en proteger la información confidencial. El 60% de los trabajadores afirma que es fácil llevarse datos de la empresa delante de las narices de sus jefes, siendo los métodos favoritos para este fin los soportes de almacenamiento de datos (CDs, memorias USB), el email y el papel impreso.

¿Qué pasaría si al trabajador le comunicaran que iba a ser despedido mañana? El 26% arramplaría con información corporativa. Si sólo se tratara de un rumor, el 24% aprovecharía el tiempo para descargar información de la empresa y la competencia.

De entre los que se llevarían datos ante un hipotético despido, el 52% lo haría confiando en que pudieran resultar útiles en el futuro, un 28% para renegociar su situación en la empresa y otro 28% planeando utilizarlos en su siguiente empleo.

Sobre el tipo de datos que se rapiñan con más frecuencia, encabeza la lista la información comercial (clientes y datos de contacto), preferida por el 23% de los saqueadores, seguida por planes y propuestas de negocio (18%), contraseñas y códigos de acceso (13%) e información de productos (11%).

Pese a todo, parece que el clima laboral es más tranquilo este año, a medida que se van suavizando los efectos de la crisis económica. Sólo al 40% de los trabajadores les preocupa la posibilidad de un despido, frente al 52% de hace un año.

Eso sí, también estarían dispuestos a afrontar sacrificios personales para evitar irse a la calle: el 50% de los trabajadores norteamericanos y el 20% de los británicos aceptarla un recrote de salario, mientras que el 12 y el 25% respectivamente trabajaría 80 horas semanales.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios