BAQUIA

AOL abre la caja de Pandora de los buscadores

AOL ha abierto la caja de Pandora de los buscadores. Su espectacular metedura de pata, dejando al descubierto 20 millones de consultas efectuadas en su buscador, traerá cola. De momento, ya se han identificado a varias personas de carne y hueso, que creían estar perfectamente protegidas por el anonimato que supuestamente brinda navegar por Internet. Craso error: nadie está a salvo de que quede constancia del rastro que deja en la Red, principalmente si utiliza un buscador, donde todo lo que hacemos queda archivado.
Precisamente, los buscadores y otros servicios web preservan celosamente sus políticas de retención de datos personales. Poco o nada sabemos acerca de la información que Google, Yahoo o MSN (por citar a los tres grandes) retienen sobre nuestros hábitos de navegación: ¿por cuánto tiempo los guardan, por qué motivos, con qué fines? ¿Tenemos derecho a acceder a esa información, e incluso a exigir que sea eliminada?
Las respuestas de los buscadores a estas cuestiones, como comprobó el diario Mercury News, son vagas y difusas: los datos se guardan “el tiempo que es necesario”, y se emplean “para mantener y mejorar la efectividad de los servicios online sin dejar de proteger la intimidad del usuario”. Solo nos queda, en definitiva, confiar en la buena fe de estas empresas cuando aseguran que nuestras búsquedas están a buen recaudo y que no se emplean para ningún retorcido fin. Por el momento, porque después del caso AOL, a buen seguro que jueces y legisladores van a tener que intervenir en el asunto.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios