BAQUIA

AOL España: rebelión a bordo

AOL Avant despedirá al 80% desu plantilla. La medida ha sido adoptada después de que el Banco SantanderCentral Hispano (SCH) y AOL Time Warner hayan decidido\”abandonar\” el proyecto de acceso a Internet en los hogaresespañoles apenas un año después de su lanzamiento.

Baquía.com trató de contactarcon representantes de la empresa para conocer su versión de los hechos. Todaslas tentativas se han saldado con un rotundo fracaso.

El Santander Central Hispanoy AOL Time Warner controlaban el 40% de AOL Avant, respectivamente. Por sulado, la editorial Planeta y la cadena hotelera Sol Meliá disponen del 6% cadauna. El resto se lo reparten socios minoritarios, entre los que se encuentranlos propios trabajadores de la empresa.

Los empleados de AOL Avant aseguran que lacompañía despedirá en breve a 44 trabajadores indefinidos de la plantilla. Lacompañía presentó el pasado 3 de octubre en la Administración un expediente deregulación de empleo.

Según detallan los trabajadores en uncomunicado, la segunda fase, a completar en un periodo de tres meses,consistirá en \”liquidar por entero el proyecto\”.

Un portavoz de AOL Avant ha salido al paso deestos rumores al señalar, en declaraciones a Europa Press, que la compañía nova cesar sus actividades en España, sino que únicamente se ha limitado a cerrarsu oficina en Madrid, dedicada a actividades comerciales. Su sede oficial en elParc Bit de Mallorca, donde se llevan a cabo todas las gestiones corporativas,permanecerá operativa.

\”El proyecto de AOL Avant sigueadelante, pero desde el punto de vista de la gestión, por motivos económicos,se ha decidido cerrar la oficina de Madrid\”, señaló el portavoz de AOLAvant. De hecho, añade, la empresa tiene múltiples proyectos a corto plazo, asícomo “próximas campañas\”.

Con el fin de disipar posibles pérdidas deconfianza, el portavoz de la firma confirmó la permanencia de Sol Meliá yPlaneta en AOL Avant en el proyecto, al tiempo que reconoció la existencia de\”conversaciones para independizarse de AOL Time Warner y SCH\” debidoa que la compañía estadounidense de la que ha tomado el nombre mantiene una\”política muy rígida para apoyar determinadas iniciativas\”.

Menos de los que dicen

Tampoco coincidió el portavoz de la firma enel número de personas que se verá en la calle próximamente. La medida afectaráa \”menos del 50% de la plantilla\”, según sus cálculos. Asimismo,matizó que el expediente \”ya se anunció el mes pasado\”, por lo que lostrabajadores ha disfrutado de un \”aviso de dos meses, al considerarse queera gente que llevaba implicada en el proyecto desde el principio\”.

Las explicaciones del portavoz de AOL noresultan creíbles para los trabajadores de AOL que se quedarán en el paro. Aunasí, no permanecerán con los brazos cruzados. Según advierten en un comunicado, el presidente del SCH, Emilio Botín,destinó al proyecto \”directamente 190 millones de euros\”. Por eso,\”al margen de otras acciones\”, tienen previsto emprender unadetallada auditoría de las cuentas de AOL Avant, a la que acusan de\”gestión fraudulenta y de maquillar las cuentas con las que se intentajustificar dicho expediente de regulación de empleo\”.

Un parto complicado

Haceapenas un año, AOL Avant comenzó su andadura en un sector al que le habíaexplotado la burbuja de Internet en pleno rostro. Una de las principalesofertas de la compañía residía en la inclusión de un terminal simplificado Dot.Station de Intel, que funciona con elsistema operativo Red Hat Linux y que sólo sirvía para navegar. Este hechoimposibilitaba a los clientes bajarsede la Red programas, canciones, películas y una largo etcétera.

Este limitación, sin sergrave, sí era molesta. Por ejemplo, los usuarios de AOL Avant disponían de sucorrespondiente programa de mensajería instantánea. ¿Qué ocurría si todos susamigos utilizaban los messenger de la competencia, como Yahoo! o MSN?Que jamás podrías chatear con ellos.

Estas limitaciones, junto a otras muchas,pudieron suponer una paletada en la tumba de AOL. Y es que la oferta sóloestaba dirigida a los usuarios quecarecieran de ordenador pero quisieran navegar por la Red (sólo navegar, nadamás). La constante rebaja en el precio de los PCs siempre jugó en contra deeste proyecto.

Las previsiones iniciales de AOL Avantestimaban alquilar medio millón de terminales Dot.Station, la misma cifra de máquinas que encargaron para sudistribución. Jamás cumplieron los objetivos, a pesar de haber lanzado unapotente campaña publicitaria.

Tampoco ayudó mucho el precio del servicio:el paquete completo asciende a 29,75 euros en concepto de cuota de alta y167,68 euros al año. Demasiado coste por navegar.

Otro de los inconvenientes es que estascuotas no incluían la navegación. Aparte de los 167 euros por año, a losusuarios les llegaba a final de mes la factura telefónica en la que se incluíanlas horas que hubieran pasado navegando.

Ni siquiera las personas que decidierondejarse parte de su sueldo en contratar los servicios de AOL lo aprovecharontanto como estaba previsto. De los140.000 clientes suscritos a AOL a principios de año, apenas \”el 50% (…)nose ha conectado a Internet ni una sola vez, y solamente el 25% lo hace másde una vez al mes, por lo que los ingresos vía conexión a la red han sidomínimos\”, confesaron al diario Expansión fuentes de la compañía.

Aun así, la empresa siempre presumió dedisponer \”el primer portal interactivo en el mercado europeo diseñadoespecíficamente para utilizarse desde un terminal de acceso a Internet\”.

Otras cuestiones de menor índole acabaron pordinamitar un proyecto cuya vida se intuye breve. Uno de ellos fue su falta decredibilidad. Fueron numerosísimaslas veces que los responsables de la iniciativa anunciaron a bombo yplatillo su lanzamiento. Un hecho que tardó en materializarse tras numerosas marchas atrás.El día en el que finalmente echar a andar, fue recibido con más incredulidadque sorpresa.

Las excusas para no presentarse en sociedadfueron múltiples: desde el retraso en la entrada de AOL en la nueva sociedad,hasta el freno echado por el BSCH en todos los proyectos de Internet en los queestaba inmerso. Este último obstáculo siempre fue desmentido por el equipo deAOL Avant.

Despidos, nada nuevo

A lo largo de su año de existencia, AOL hainvertido 4,2 millones de euros en publicitar su producto. Demasiado dineropara los resultados obtenidos. El pasado mes de febrero, el diario Expansióndesvelaba que de las 250.000 terminales preparadas para su distribución, sólose habían despachado 140.000.

Entonces se dijo que la compañía se habíavisto obligada a reducir su plantilla despidiendo a 60 de sus200 trabajadores. En una de las escasísimas informaciones que Baquía.compudo conseguir de sus responsables, éstos negaron la cifra aduciendo que jamásen la compañía habían trabajado tantas personas.

En aquellos momentos, AOL prefirió hablar de\”redefinición de perfiles de equipos subcontratados\” en vez dedespidos. \”Afecta a las personas que se contrataron para la fase inicialdel proyecto. Una vez que éste ya ha echado a andar, su presencia no esnecesaria\”, apuntaron a Baquía.com.

Diez meses después los despidos vuelven arepetirse. Mientras tanto, el futuro de AOL Avant permanece en las brumas de loincierto.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios