BAQUIA

Aol.es llega tarde a las citas

A finales del pasado mes de octubre saltó la noticia: AOL aterrizaba en España de la mano de Prodigios Interactivo. El anuncio sorprendía a pocos. De hecho, no dejaba de resultaba extraño que el portal que posee el mayor tráfico de visitantes en Estados Unidos y 24 millones de clientes aún no hubiera desembarcado en España, un país en el que el índice de internautas crece paulatinamente. Además, AOL en Europa ya está presente en Gran Bretaña, Alemania y Francia.

Pero el desembarco del gigante del estadounidense no ha terminado de cuajar. En estos cinco meses la historia de aol.es es comparable al de un saltador de trampolín que se ha subido a la plataforma pero se resiste a dar el salto definitivo. Otea el horizonte, coge impulso pero en el último momento da un paso para atrás.

La primera vez que se tuvo constancia de que el portal que recientemente se ha fusionado con Time Warner tenía previsto operar en España fue a finales de octubre. La noticia salía a la luz al mismo tiempo que se hacía referencia al respaldo que aportaría el Banco Santander Central Hispano (BSCH) con su participación en el proyecto. El primer paso consistiría en el lanzamiento de AOL Avant, que la entidad española definía como \”el primer portal interactivo en el mercado europeo diseñado específicamente para utilizarse desde un terminal de acceso a Internet\”.

\”Aol.es será la marca de la compañía, que funcionará a través de Prodigios Interactivo\”, señala una fuente de AOL España. La empresa conjunta asumirá los activos y las operaciones de Prodigios, en el que también participan el Banco Santander Central Hispano, Sol Meliá y Planeta, entre otros inversores. America Online y BSCH dispondrán del 40% de la nueva empresa conjunta, respectivamente. Por su parte, el resto inversores (entre los que también se encuentran empleados y gestores) se quedará con el 20% restante.

Tanteando el terreno

Desde octubre se ha ido produciendo un baile de fechas en el que se barajaba cuál sería el mes exacto a partir del cual un internauta pudiera teclear aol.es sin que apareciera el aviso de \”No se puede mostrar la página\”. En un primer momento se especificó que la primera fase de implantación concluiría a finales de 2000. En ese período se habrían distribuido 500.000 terminales de acceso a Internet entre los empleados del BSCH a un coste bastante menor del habitual. Esas personas todavía están esperando a que de las palabras se pasen a los hechos.

Fuentes cercanas a la compañía aseguraron entonces que las terminales eran \”unas máquinas con un coste de unas 40.000 pesetas y que son populares en Estados Unidos para ese número importante de personas que sólo utiliza el PC para navegar o mantener correo electrónico\”. Además de disponer de acceso instantáneo al portal AOL Avant, el terminal tendría 64 megas de memoria, un disco duro de 4 gigas (GB) y un teclado inalámbrico. Todo ello con el único fin de que las familias se conectaran a Internet.

Pero la iniciativa se quedó en agua de borrajas. Simplemente los plazos no se cumplieron y todo parecía indicar que el proyecto se diluiría en una serie de deseos más que en realidades. Pocas semanas después los responsables de la empresa admitieron que el proyecto iba a tardar más de lo previsto: hasta abril no habría portal. La inquietud iba en aumento. La demora en la entrada en el capital de AOL retrasó el lanzamiento hasta ese mes, admitieron fuentes cercanas a la empresa.

Pero ni siquiera a la segunda fue la vencida. Recientemente, el consejero delegado de la compañía Alberto Dubois dejaba bien claro que posponía aún más la fecha de lanzamiento, en este caso hasta antes del verano. Además, a los responsables de la compañía no les había dado tiempo a consensuar la oferta de productos y servicios que lanzarían a través del portal.

Haciéndose de rogar

Hasta el momento esta era la última noticia respecto a la botadura de la nave. Pero pasa el tiempo y el hecho de retrasar la salida se ha convertido en una actitud casi normal. Y ahora una fuente de AOL España desmiente las declaraciones del CEO de la compañía y asegura \”que no existe una fecha de inicio concreta porque se va a esperar a que las condiciones sean las mejores\”. Ni antes ni después del verano; simplemente se desconoce el momento.

El motivo que se arguye es que se están estudiando las mejores opciones para no tropezar ni una sola vez en el largo camino que queda por delante. El respaldo que supone operar bajo una marca conocida por casi todos los internautas del mundo provoca que algunos aspectos que podrían ser complejos de implantar en la mentalidad del usuario español, como cobrar por los servicios disponibles en su portal, no se tengan ni siquiera en cuenta como posible problema. \”AOL siempre ha cobrado por el acceso a Internet (es un ISP), por lo que no es ninguna novedad que también se haga en España\”, han subrayado desde la empresa.

A pesar de que todavía se estén sopesando los contenidos que deberán incluirse en el web site, ya hay algunos temas escogidos: desde el portal los usuarios accederán a la Red y a una plataforma exclusiva de servicios financieros, educativos, de ocio y de actualidad (generados por tres de los socios de la empresa: BSCH, Planeta y Sol Meliá}, así como a un portal de contenidos genéricos enfocados al ámbito familiar que estará compuesto por unos 20 canales. Otra de las principales novedades consistiría en lanzar una tarjeta de crédito recargable con la que los usuarios podrán realizar sus compras de forma fiable desde la terminal de su domicilio

Según ha señalado Alberto Dubois, consejero delegado de la compañía, el portal de suscripción no pretende fidelizar a los internautas ya existentes en España, sino a los que todavía están por llegar. Y no son poca cosa. Dubois cuantifica que en 2005 navegará el triple de gente que ahora, es decir se pasará de 7 millones de internautas a 24. De estos, se pretende que al menos 500.000 clientes reporten el 70% de los ingresos de la empresa antes de diciembre de 2001.

BSCH, Sol Meliá, Planeta… las tres forman parte de la terna que compone lo más relevante del panorama empresarial español. Sólo quedaba seleccionar un perfil que supiera llevar las bridas con firmeza y experiencia. Juan Perea, que se encuentra al frente de la sociedad Comitia, será el encargado desde la presidencia de gestionar los fondos propios de 450 millones de dólares que se destinarán a acometer la puesta en marcha de aol.es. Y sobre todo de mantener en España el prestigio que la firma ha conseguido en todo el mundo. Tan sólo tiene que esperar a que, de una vez, el barco suelte amarras.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios