BAQUIA

¿Aplicaciones de Android que nos espían?

Cuando instalamos una aplicación en el móvil, suele aparecernos un texto que nos pregunta si estamos de acuerdo con que acceda a determinadas funciones o recopile ciertos datos. Generalmente pulsamos “Aceptar” sin prestar demasiada atención a lo que no están diciendo, eso suponiendo que hayamos leído el texto en cuestión…

Pero tal vez deberíamos ser más cuidadosos con las aplicaciones que instalamos y el nivel de acceso que les otorgamos, porque algunas pueden estar abusando de la “confianza” que les damos. Por lo menos si utilizamos un smartphone que funcione con sistema operativo Android.

Ars Technica adelanta los resultados de un estudio elaborado por Intel Labs y las universidades de Duke y Penn State, que ha estudiado 30 aplicaciones gratuitas seleccionadas al azar entre las más populares de Android Market, para analizar si envían información sensible a servidores remotos,.

La conclusión del estudio es que la mitad de esas aplicaciones envía datos personales a las redes de anunciantes, como la localización del usuario o el número de teléfono. En algunos casos, la aplicación envía las coordenadas de posición del GPS cada 30 segundos, incluso cuando no está abierta.

Ars Technica nos recuerda que Android dispone de mecanismos de control que limitan el acceso a funciones clave del sistema y a la información confidencial. El problema es que el usuario no sabe cuándo los permisos que otorga (por ejemplo, a un juego que utiliza el GPS para activar la función multijugador) se están utilizando para los propósitos solicitados o para otros con peores intenciones.

También los usuarios de Android cuentan con la relativa tranquilidad de que Google controla que no entren aplicaciones maliciosas en Android Market, aunque siempre es difícil vigilar todos los oscuros recovecos de los cientos de programas subidos.

En el fondo, recolectar información sobre la actividad del usuario en el móvil (qué webs visita, por qué sitios se mueve, qué productos menciona en sus mensajes, etc.) para luego adaptar la publicidad a su perfil no es diferente de lo que sucede con las cookies y otros programas en los PCs… El problema es que el usuario sea consciente o no (y le importe o no) de que alguien está recopilando toda esa información.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios