Apple no quiere que nos quedemos sordos

Los médicos advierten que una exposición demasiado larga a música a todo volumen supone una seria amenaza para la salud de los oídos. No hay más que comprobar el elevado tono de voz que emplean muchos adolescentes, con sorderas incipientes debidas a las muchas horas con los oídos pegados a reproductores digitales pasados de decibelios.

Apple, el mayor vendedor de reproductores digitales gracias al éxito de su iPod, quiere prevenir este problema, y para ello ha desarrollado una patente que comenzará a incluir en las próximas versiones de sus iPods y iPhones: un sistema para prevenir daños irreparables en los tímpanos.

Apple instalará un software de autocontrol del volumen, que medirá automáticamente el tiempo que una persona lleva escuchando música y a qué volumen, para ir reduciendo gradualmente el número de decibelios en caso necesario.

El invento también calculará el tiempo de reposo para el usuario, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde que se apaga el aparato hasta que vuelve a ser utilizado, ajustando de nuevo el volumen a niveles seguros.

Lo aconsejable para prevenir problemas es no escuchar música con auriculares por encima de 70 decibelios y no hacerlo durante más de 4 horas al día; sin embargo, el iPod puede alcanzar los 100 decibelios, suficiente para causar daños permanentes en el oído tras 15 minutos de audición. Otros reproductores son capaces de llegar hasta los 120 decibelios.

El año pasado, Apple tuvo que enfrentarse a una demanda interpuesta por un usuario de Lousiana (EEUU), que la acusó de no tomar las medidas necesarias para evitar la pérdida de audición para los usuarios de iPod. Como respuesta, Apple lanzó un software que permite establecer un volumen máximo de reproducción.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios