BAQUIA

Aprobados por fin los dominios .xxx

Hace más de diez años que el ICANN, el organismo que controla la asignación de dominios de primer nivel en Internet, viene debatiendo (aquí la evolución en el tiempo del debate) sobre la conveniencia o no de crear un dominio que identifique los sitios web con contenidos para adultos. Ahora por fin, el ICANN ha dado luz verde.

ICN Registry, la empresa registradora que propuso la creación del dominio nada menos que en el año 2000, ha anunciado en su blog que ya tiene más de 110.000 peticiones de reserva de dominios terminados en .xxx. Según dicha empresa, estos dominios podrían empezar a utilizarse a comienzos de 2011, si no es antes.

Cada registro de un dominio .xxx costará 60 dólares al año, de los que 10 dólares se donarán a una ONG. Según los cálculos de ICN Registry, en un año se podría superar el medio millón de registros .xxx, lo que supondría alrededor del 10% de las webs dedicadas a mayores de 18 años.

ICN Registry también recuerda los beneficios que supone tener un dominio específico para los sitios porno: aparte de que nadie podrá alegar que entró por error en aquella página comprometida, será beneficioso para el posicionamiento web y la generación de marca.

Según esta empresa, con sede en Florida, el dominio .xxx permitirá crear un “barrio rojo” dentro de Internet que esté normalizado y regulado, y en el que los usuarios puedan pasearse sin temor al spam, el malware oculto o los intentos de robar los números de la tarjeta de crédito.

Pero no todo el mundo está tan contento con la aprobación del .xxx. Como recoge este artículo del New York Times, algunos de los grandes nombres de la industria del porno no quieren que su marca esté asociada a las tres letras.

Free Speech Coalition, una asociación que agrupa a más de 1.000 empresas que hace negocio con los contenidos para adultos, cree que la medida puede provocar aumento de la regulación y la censura. Por eso, muchas de esas empresas continuarán operando en la Red con su dominio actual, sin pasarse a la triple equis.

En todo caso, según Diane Duke, directiva de la asociación, muchas empresas comprarán de forma preventiva el dominio terminado en .xxx para evitar que otros se hagan con él y lo utilicen inapropiadamente (¿se imaginan un www.elcorteingles.xxx?). Esto podría costar a cada empresa un único pago de entre 60 y 250 dólares.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios