BAQUIA

Auna pone a Quiero TV contra las cuerdas

La comisión ejecutiva de Auna ha dibujado un futuro un tanto preocupante para su plataforma televisiva Quiero TV: o alguien la compra en un mes o se procederá a su liquidación. La información, publicada por el diario Cinco Días, asegura que Quiero TV arroja unas pérdidas mensuales cercanas a los 24 millones de euros, lo que convierte al proyecto en una apuesta inviable para sus accionistas. El plazo concedido para su posible venta expira el próximo 15 de abril.

La semana pasada el presidente de Telefónica, César Alierta, reconoció su interés por la plataforma televisiva. En el mismo sentido se pronunció a mediados de diciembre Ignacio Santillana, director general de operaciones del grupo Prisa (propietario de Canal Satélite Digital).

Los malos tiempos que atraviesa la compañía se materializaron el lunes mediante el despido del 10% de la plantilla, compuesta por 200 personas, informaron fuentes de los trabajadores. De poco sirvió la última ampliación de capital que Auna llevó a cabo o la entrada de un fondo de inversión estadounidense. Los departamentos más afectados por la medida fueron los de programación, marketing y comunicación.

La posible venta de Quiero TV volvió a sonar esta semana tras el viaje que realizó por España el magnate de la comunicación Rupert Murdoch -propietario de News Corporation, varios diarios en el Reino Unido, la televisión por satélite más importante de Asia (Star TV), la Fox y un 22% de la TV de pago alemana Premiere World-. Su visita se interpretó como la confirmación de su interés por hacerse con alguna de las plataformas televisivas que operan en España. Quiero TV aparecía como una de las candidatas con más posibilidades de llevarse el gato al agua.