BAQUIA

Bancarrota, el último aliento para algunas empresas

La lista de las empresas puntocom que han tenido que cerrar sus puertas es muy extensa. Las principales razones son la escasez de ingresos o el cansancio de los inversores de seguir financiando un saco sin fondo. Otros muchos negocios se frustran por no contar con un modelo de negocio sólido, o bien por desconocer las estrategias básicas de comunicación y ofrecer un mal servicio en Internet.

Todo esto desemboca en una situación económica tan difícil de sostener que en muchos casos lleva a la firma a declararse en bancarrota. Para salvar la empresa, comienzan los recortes de gastos, que suele traducirse en despidos de parte de la plantilla. Pero no siempre sirve para salvar la situación. De las 122 compañías de Internet que despidieron a 2.194 trabajadores entre junio y julio, el 20% tuvo que cerrar a pesar de todo, según se revela en una encuesta realizada por Challenger, Gray&Christmas

Fusiones, adquisiciones y quiebras afectarán al 90% de las firmas actuales de B2B (business to business). Estas cifras nada halagüeñas pertenecen a una encuesta realizada por AMR Research. Sin embargo, para hacer frente a esta situación las empresas pueden acogerse de manera voluntaria a la protección de Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de Estados Unidos.

Con ello se demuestra que la empresa no puede asumir la carga de las deudas que ha contraído y éstas quedan temporalmente aplazadas. La bancarrota o suspensión de pagos le permitirá disponer del tiempo suficiente para reestructurar y sanear la empresa, y mientras tanto, los acreedores no pueden embargar los bienes de la compañía. Si después del tiempo transcurrido la compañía no consigue solventar esta situación, el paso siguiente es la quiebra y cierre del negocio.

Reducir costes para obtener beneficios

Llegado el momento de la declaración de bancarrota, las compañías tratan de reorganizar su estrategia de negocio. Sin embargo, de acuerdo con un estudio de Getzler&Co. reducir costes no es suficiente para obtener beneficios. La cuestión radica en saber cuál es el departamento en el que hay que meter la tijera. Algunas compañías gastan enormes cantidades de dinero en marketing y publicidad para consolidar la compañía, lo que en ocasiones supone un alto porcentaje de su presupuesto anual. Según el informe de Getzler&Co. de 213 empresas analizadas, 57 ha ya han iniciado una estrategia con el fin de limitar los gastos. Per la respuesta a sus esfuerzos no es tanto sanear la empresa como frenar su crecimiento.

La mala gestión junto con los despilfarros provoca que las arcas se queden vacías

La mala gestión junto con los despilfarros y los escándalos de algunas compañías trae como consecuencia que las arcas se queden vacías. Así le sucedió a Digital Entertainment Network, (DEN) que el pasado mes de mayo anunció que no tenía dinero para continuar su actividad ni para pagar a los acreedores. Las informaciones sobre la conducta sexual del cofundador, las controversias sobre los salarios que pagaban a sus directivos, la OPV que no terminó de lanzarse y el derroche de dinero provocó que no hubiera ningún comprador para DEN y que Chase Manhattan, su principal inversor, se negara a seguir perdiendo dinero.

Otra de las víctimas del caos en la gestión de empresa ha sido Furniture.com. Los miles de clientes y pedidos, sus importantes socios que aportaban millones de dólares de financiación y un CEO carismático no pudieron vencer una pésima previsión logística. Se podría decir que el éxito les desbordó y comenzaron a recibir denuncias por pedidos que no llegaban a sus destinos. Sólo un año después, Furniture.com se debatía entre la bancarrota y el cierre.

Evitar un mal mayor

También a Scour le han llovido las denuncias. La firma californiana cuyo sistema permite el intercambio de ficheros de música y vídeo entre los usuarios, ha optado por acogerse a la protección del capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de Estados Unidos. Con ello, se desentiende de los litigios pendientes y dispone del tiempo necesario para reestructurar la compañía. Si Scour tuviera que afrontar ahora todas las denuncias interpuestas por la industria discográfica no podría continuar con su actividad. Ahora Listen.com ha comprado Scour por 5 millones de dólares aunque no se responsabiliza de sus problemas legales.

Deudas que desbordan

A principios de septiembre Clickmango anunció que cesará su actividad. Los infructuosos esfuerzos por conseguir financiación no le sirvieron de nada a este portal británico de productos de salud y no le quedó más remedio que sumarse a la lista del 20% de las compañías que no logran remontar las pérdidas. A Clickmango le duraron poco tiempo los 4,3 millones de dólares que invirtió Atlas Venture en su puesta en marcha. Y sólo seis meses después despidió a sus 20 trabajadores y desapareció del mercado.

APBNews, Furniture o Scour han declarado bancarrota

La tienda online de muebles y decoración Living.com no pudo mantener durante más tiempo las puertas abiertas. Ni siquiera el Capítulo 11 consiguió solucionar sus problemas financieros. Éstos comenzaron meses antes cuando inició una reducción de su plantilla, aunque la ronda de financiación de 42 millones de dólares, procedentes de Benchmark Capital y Amazon (propietario del 18% de Living.com) le permitió respira aliviado durante unos meses. Pero las dificultades de la compañía para obtener nuevas aportaciones de capital, le obligó a seguir los pasos de Furniture.com, su principal rival.

Rumores

Las noticias sobre los malos resultados trimestrales que rodean a algunas compañías incide de manera directa sobre su cotización en el mercado. Las bolsas sufren vaivenes provocados, en muchas ocasiones, por un bulo malicioso. Xerox tuvo que esforzarse por mitigar los rumores sobre su inminente declaración de bancarrota. A mediados de octubre los mercados europeos especulaban sobre la información filtrada de que Xerox necesitaba protegerse de sus acreedores y pretendía acogerse al Capítulo 11. Para aplacar los ánimos Xerox demostró que contaba con dinero líquido, un total de 7.000 millones de dólares para hacer frente a sus deudas y gastos corrientes. A pesar de todo sus acciones cayeron un 7,2%.

De tener una valoración en el mercado de 100 millones de dólares a ser vendida por 575.000 dólares, transcurrieron sólo seis meses. Para APBNews, el nodo de noticias sobre crímenes y sucesos, la caída en picado frenó el pasado mes de junio cuando SafetyTips.com la compró después de que APBNews se declarara suspensión de pagos ante un tribunal de Nueva York y mantuviera esta situación a lo largo de un mes. El nodo de información finalmente fue subastado y aunque el precio de salida eran 950.000 dólares tuvo que conformarse con casi la mitad.

Aunque declarar suspensión de pagos puede ser una medida que, de manera temporal, permita reorganizar la gestión y la estructura empresarial, los ejemplos de estas y otras compañías demuestra que es el paso previo para el cierre; quizá las empresas no ha sabido aprovechar este paréntesis, o tal vez, la bancarrota llega cuando la situación financiera ya es irreversible.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios