BAQUIA

Bertelsmann sopesa el futuro de Bol.com y Napster

Bertelsmann, el gigante alemán de los medios de comunicación y el entretenimiento, quiere despojarse de todos los males puntocom que aún le aquejan. Las malas experiencias sufridas durante los últimos años le ha llevado a plantearse muy seriamente el cierre de su librería online Bol.com y sopesar el futuro de Napster, la plataforma que revolucionó el sector de la música hace apenas un par de años.

El cambio de rumbo llevado a cabo por Bertelsmann es consecuencia de la salida, hace apenas un mes, de Thomas Middelhoff como máximo responsable de la firma germana. Middelhoff fue uno de los mayores defensores de integrar el sufijo .com a la mayor parte de las líneas de negocio de la compañía, que siempre se ha caracterizado por su férreo conservadurismo. Aceptadas con ciertas dudas en un principio, la ideas Middelhoff encontraron la oposición de los máximos responsables de la empresa a medida que pasaron los meses. Tras la llegada de Gunter Thielen al puesto de director general, la línea de negocio de Bertelsmann ha optado por huir de todo lo online para concentrarse sólo en aquellos negocios que sean rentables.

\”Bertelsmann no está contenta con Bol.com, y espero que tome alguna decisión sobre su futuro pronto\”, señaló una fuente cercana a la empresa. \”El futuro de Napster también es extremadamente incierto\”, añadió. Una de las posibilidades que manejan los alemanes consistiría en vender Bol.com a la tienda número en Internet Amazon.com.

DirectGroup, división de Bertelsmann que se encarga de todos los negocios relativos al comercio electrónico, reconoció que estaba considerando deshacerse de todas aquellas patas que no fueran rentables, aunque prefirió no entrar en el tema de si venderían o cerrarían Bol.com y Naspter.

En el segundo semestre del año pasado DirectGroup tuvo que tragarse 125 millones de euros de pérdidas generados por sus negocios online. Bol.com y Napster no son los únicos que están el punto de mira. El canal de música BeMusic también se encuentra en la misma situación.

Tampoco es la primera vez que Bol.com atraviesa periodos delicados. Hace poco más de un año la librería online echó el cierre de sus delegaciones en España, Dinamarca, Noruega y Francia ante \”la imposibilidad de seguir acumulando resultados negativos\”, según declaró la compañía.

Respecto a la maltrecha Napster, esta misma semana se sabrá quién asumirá sus restos para reflotar el servicio que tanto exprimieron 60 millones de internautas hace un par de años. La plataforma, que tuivo que declararse en quiebre, quedará casi con toda seguridad en manos de Bertelsmann. Pero las intenciones del CEO de la compañía, Gunter Thielen, son todo menos claras. A pesar de que acepte quedarse con el moribundo Napster, no se sabe si le rematará una vez esté en sus manos o le inyectará oxigeno para hacerle revivir.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios