BestBuy se hace con Napster

Napster: para algunos, un nombre maldito; para otros, una bendición. Y para todos, el programa que revolucionó la forma de distribuir y acceder a la música en formato digital.

Hagamos un poco de historia: fue un estudiante de la Universidad de Boston, Shawn Fanning, quien inventó en 1999 un programa que permitía compartir fácilmente archivos en formato mp3 a través de Internet. Entre 1999 y 2001 Napster funcionó a toda mecha, hasta que en septiembre de 2001 se vio obligado a cerrar por una orden judicial, después de múltiples demandas de la RIAA por violación de derechos de autor.

Siempre presente en el recuerdo de los usuarios, después la compañía (o lo que quedaba de ella: su nombre, logotipo y otros activos) fue comprada sucesivamente por Bertelsmann, Private Media Group y Roxio, que intentó reflotar la marca como un servicio de música legal para suscriptores.

Ahora es BestBuy la que se une a la lista de sucesivos dueños de Napster, después de pagar 127 millones de dólares por la compañía. La cadena de tiendas especializada en electrónica pretende así relanzar su división de música digital, utilizando la tecnología, servicios y know-how de Napster para vender además vídeos, juegos y fotografías.

BestBuy ha pagado 2,65 dólares por cada acción de Napster, aproximadamente el doble de su valor bursátil al cierre de la semana pasada. De esta forma, se hace automáticamente con la base de datos de 700.000 suscriptores, que pagan una cuota de 13 dólares al mes para acceder a la base de datos de 6 millones de canciones que posee Napster.

En principio, el acuerdo también resulta beneficioso para Napster, que el mes pasado obtuvo unas pérdidas de 4,4 millones de dólares. Sus 140 empleados permanecerán por el momento en la sede de la empresa en Los Angeles.

Ahora, competir (en la medida de lo posible) con el iTunes de Apple es el nuevo desafío para una empresa que lleva ocho años reinventándose.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios