BAQUIA

Bienvenidos a Málaga Valley

Bienvenidos a Málaga Valley. El Club Málaga Valley e-27, un grupo de trabajo integrado por los principales líderes de empresas multinacionales que operan en el mundo de la comunicación, quiere convertir a la capital de la Costa del Sol en una ciudad Wi-Fi para acercar la tecnología y el conocimiento a los ciudadanos, ya sea de manera gratuita o de pago, y transformar la urbe en un referente de la Sociedad de la Información.

La Costa del Sol es la California de Europa; un lugar agradable, con localización geográfica estratétiga y valorado por todo Occidente como una de las principales plazas turísticas.

El Club Málaga Valley e-27 tiene como responsable a Javier Cremades, presidente de Cremades Calvo-Sotelo. La elección de Málaga para convertirse en el centro tecnológico más importante de Europa no ha sido casual.

Estos empresarios valoran que sea una de las ciudades que más infraestructuras tiene; las características de su Universidad; y el hecho de que sea una marca consolidada de cara a los ciudadanos españoles y extranjeros, que quieren aprovechar para transformar esa atracción en proyectos de I+D.

Instaurar barrios y comunidades digitales para la sociedad del conocimiento; crear un entorno tecnológico sostenible; evitar la fuga de cerebros y atraer a Málaga a los talentos profesionales en I+D+I; crear servicios para entornos digitales globales; atraer actividades ligadas a las nuevas tecnologías (ferias, eventos, congresos, encuentros profesionales…) El reto es, desde luego, apasionante, como asegura José Javier Medina, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicación.

La élite corporativa

Se trata, en definitiva, de convertir a Málaga en algo más que un lugar de excelencia turística y de referencia para el ladrillo: en la meca europea de las nuevas tecnologías. Para ello no faltarán empresas de postín; Nokia, Telefónica, ONO, France Telecom, Grupo Prisa, Vocento o Yahoo son algunas de las compañías integrantes del Club Málaga Valley e-27.

Ahora, el gran objetivo es crear ilusión y una imagen y atraer muchas inversiones, miles de millones de euros. La tarea no será fácil, porque entre las posibles competencias reales y efectivas a la hora de conseguir la capitalidad tecnológica del sur de Europa figuran ciudades de la costa francesa y del norte de Italia.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios