BAQUIA

Bienvenidos al circo de la Xbox

Xbox habemus. Tras varios meses de impaciencia contenida, todos los que reconocen estar enganchados a las consolas (que los hay, y muchos) pueden comparar el nuevo cacharro creado por Microsoft con los de sus principales competidores, PlayStation 2 y GameCube. La nueva videoconsola ideada, desarrollada y vendida a bombo y platillo por Microsoft, ha tomado Europa con ansias de dominar, de un sólo golpe, el liderazgo en un sector que movió en 2001 la nada despreciable cifra de 20.000 millones de dólares… y promete seguir creciendo los próximos años.

Como no podía ser de otra forma, la empresa de Bill Gates ha organizado todo tipo de fastos en los doce países europeos donde, a partir de la media noche de ayer, se pueden adquirir sus flamantes Xbox. Lo que se ha organizado en el Viejo Continente es la continuación de la fiesta que se celebró el pasado 14 de noviembre en el Time Square de Nueva York, con el mismísimo Gates poniéndose el delantal para despachar las primeras unidades.

Europa se vista de Xbox

Lamentablemente, el Viejo Continente no ha sido suficiente reclamo para que el presidente del gigante de Redmond se haya prestado a gratificarnos con su amable presencia. A cambio, hemos podido constatar que, a la hora de presentar sus nuevos productos, Microsoft se decanta más por los espectáculos circenses que por los actos serios y monótonos.

La fiesta de Madrid ha sido una de las más sosas. Las tiendas no abrieron a media noche y ninguno de los posibles compradores se ha comido las uñas en los últimos días para contener la tensión. Únicamente los folletos de los grandes hipermecados hacen referencia al 14 de marzo como el día en el que nuestro tiempo de ocio dio un giro de 180 grados. La víctima seleccionada por la empresa de software para promocionar su consola ha sido el estadio Santiago Bernabéu, sobre el que se proyectó el logotipo del cacharro con el fin de que a todos los viandantes les entrara por los ojos la verde marca.

Gracias a Dios que hubo tiempo para cambiar la luz de los focos por la que irradian las estrellas. Manu Tenorio, uno de los finalistas del karaoke Operación Triunfo, fue el encargado de llevar a cabo el histórico acontecimiento de entregar en mano la primera Xbox que se vendió en Madrid.

Pero ha habido casos más espectaculares.


La flamante Xbox

Donde Microsoft ha echado el resto ha sido en Londres. Las afamadas tiendas Virgin abrieron sus puertas en la medianoche del día 14 para que los más impacientes pudieran calmar sus ansias y, de paso, desembolsar los 484 dólares que cuesta la Xbox (en el resto Europa el precio es de 480 euros). De hecho, el 90% de las personas que tenía previsto adquirir una Xbox a lo largo del 14 de marzo no tenía previsto ir a trabajar para probar el cacharro sin preocuparse de mirar el reloj. El dato, extraído de un estudio realizado por la tienda Amazon.com, apunta que el 70% ha justificado su ausencia aduciendo una enfermedad, y el 20% restante desconocía cuando le consultaron el tipo de excusa que le soltaría al jefe para tomarse el día libre.

Si la abstinencia laboral les causa sorpresa, prepárense para el regalo que preparó la compañía a los primeros compradores de la Xbox en el Reino Unido: regresaron a su casa con la consola debajo del brazo en una limusina cuyo coste irá a parar a la sede de Redmond.

La fiesta celebrada en París guarda más similitud con el programa de televisión Gran Hermano que con las celebraciones repletas de sonrisas y fuegos artificiales. Seis fanáticos de los videojuegos se han encerrado a cal y canto en una casa durante cinco días para darle que te pego a los juegos. Esta iniciativa será retransmitida por los canales televisivos del país y ningún especialista ha querido comentar los trastornos psicológicos que la experiencia les puede causar.

Una gran apuesta

Microsoft cruza los dedos para que su producto experimente una fuerte demanda durante los primeros días, aunque ha tranquilizado a los compradores señalando que, en caso de que se agoten todas las unidades, se dispondría de una nueva remesa en un plazo máximo de 72 horas.

La empresa de Redmond confía despachar a finales de junio 1,5 millones de consolas a lo largo y ancho de Europa. Para esa fecha, se deberían haber vendido entre 4,5 y 6 millones de cacharros en todo el mundo. Varios analistas ya han metido el dedo en la llaga al asegurar que, por muchas unidades que se vendan en medio mundo, la compañía no rentabilizará su inversión –2.300 millones de euros– hasta dentro de cinco años. Cada aparato le sale a Microsoft por una cantidad que oscila entre los 363 y 454 euros, lo que aporta un margen de ganancias muy pequeño teniendo en cuenta que se comercializan por 480 euros. Hasta 125 dólares podría perder por cada consola vendida, aseguran muchos expertos.

Lo que sin duda no se quiere repetir es el fiasco que se produjo en Japón cuando lanzó la Xbox a comienzos de febrero. Los primeros compradores pudieron observar atónitos cómo la consola rayaba los discos que introducían. Aunque Microsoft señaló que sólo habían salido defectuosos un 1% de los aparatos, supuso un fuerte varapalo del que aún no se ha reparado. En caso de que ocurra lo mismo en Europa, la empresa de Gates ya se ha comprometido a cambiar los discos dañados, una compensación que a todas luces será insuficiente para la mayoría de los usuarios.


Presentación en sociedad de la consola

La guerra de las consolas se encarniza

El desembarco de la Xbox en Europa abre las puertas a un mercado receptivo a que le coloquen este tipo de productos. No obstante, conviene echarle un vistazo a la situación que se vive actualmente en Estados Unidos para darse cuenta de que, probablemente, nadie arrebate el podio a la famosas PlayStation 2. Según datos de Credit Suisse First Boston, durante el trimestre que concluyó el 8 de diciembre se vendieron 1,4 millones de PlayStation 2 en Estados Unidos. Microsoft ocupó el segundo puesto del podio con 934.000 unidades comercializadas de su Xbox, y Nintendo despachó 615.000 GameCubes.

A pesar de estos datos, Microsoft ha decidido echar el resto y luchar con toda su fuerza (que es mucha) por copar un territorio que hasta el momento le era virgen. No sólo de la venta de Xbox tiene previsto vivir la compañía. Igual relevancia tiene disponer de una amplia gama de juegos para hacer las delicias de los usuarios. Y cuanto más adictivos sean, mejor. Las cifras registradas en Estados Unidos permiten ser optimistas de cara al futuro: cada comprador de su consola ha adquirido tres juegos, a un precio aproximado de 69 euros la unidad. Además, la empresa de Redmond ha firmado acuerdos de colaboración con 250 compañías –la cremme de la cremmedel sector para que desarrollen nuevos juegos.

Y habrá para todos los gustos: deportes, acción, lucha, conducción… todo ello acompañado de una excelente calidad gráfica y sonido. ¿Quién da más?

La lentitud a la hora de lanzar la Xbox está justificada: todo se ha cuida hasta el extremo para no defraudar la nueva iniciativa del grande entre los grandes, Microsoft. La consola es una y múltiple al mismo tiempo: además de terminal de juegos, también es DVD y, al igual que PlayStation 2, incluye un procesador Pentium III, tarjeta gráfica de nVidia, un disco duro de 8 gigas, cuatro controladores y conexión de banda ancha Ethernet 10/100.

Así pues sólo queda una cosa por hacer: acercarse a la tienda más cercana y hacerse con este cacharro que, si no del todo, sí cambiará muchas de las horas de nuestro ocio. Y cuidado, porque una vez que se empieza a jugar uno es incapaz de parar. Hasta el todopoderoso Bill Gates cayó en la telaraña que despliega la Xbox. Un representante de Microsoft ha confesado que \’el Gran Jefe\’ pasó un fin de semana junto con su mujer en un hotel de Hawai encerrado en la habitación. Los dos días de locura desenfrenada no fue una cuestión de dos, sino más bien un ménage á trois: Gates, su esposa y la Xbox. Están avisados…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios