BAQUIA

Bill Gates y Ford buscan los coches que no pueden chocar

Bill Gates y Ford están trabajando en los coches del futuro, que entre otras cosas serán capaces de evitar por sí solos los accidentes. ¿Serán capaces de conseguirlo? En cualquier caso, parece que los autos inteligentes están más cerca de lo que parece.

Coches que obedecen la voz del conductor (necesita registro), que se guían por las rayas de la carretera, que saben aplicar las limitaciones de velocidad a la conducción… Los prototipos de estos vehículos ya son una realidad. Entre otras razones, porque la UE quiere turismos con capós blandos en 2010 para atenuar las consecuencias de los atropellos.

Pero para lograr todos estos objetivos, primero será necesario acabar con la potencial amenaza de los virus. Aunque, por ahora, parece que podemos despreocuparnos: los virus para móviles no infectan los sistemas de los coches.

La compañía de seguridad informática F-Secure intentó infectar el automóvil inteligente Toyota Prius a través de Bluetooth con algunos de los actuales virus que afectan a los móviles que operan bajo sistemas Symbian, sin conseguirlo. Las pruebas fueron realizadas tras circular por Internet algunos avisos alertando a los usuarios de que los virus para Symbian infectaban los PC de los automóviles.

Un coche inteligente es capaz de recibir información de Internet y de cualquier fuente de información electrónica y combinarla con los propios datos del ordenador de abordo para ofrecérsela, de viva voz, al conductor o a los pasajeros.

Volviendo a los prototipos de los que hablábamos más arriba, los ejemplos se multiplican: el ordenador detecta, en pleno viaje, un desequilibrio en la suspensión del automóvil y una extraña pérdida de aceite. Además de escuchar el mensaje de alerta del PC, el conductor puede remitir esos datos a un servidor web específicamente creado para dar un servicio postventa, donde se analizará la información facilitada por coche y se elaborará un primer diagnóstico, cotejando el historial del vehículo. Esto permite al conductor conocer si la avería es tan grave com para ir a un taller rápidamente, o si por el contrario puede corregir el problema sobre la marcha.

Más; si viajamos por EEUU, un suponer, y queremos que el coche nos informe de las rutas más apropiadas, su ordenador puede bajarse datos sobre mapas, carreteras o gasolineras y procesarlos para que estén disponibles en su pantalla. El sistema GPS -localización por satélite- que lleva incorporado le indica al conductor su posición exacta en cualquier punto del planeta.

Otros factores fundamentales son los sistemas de reconocimiento de voz y los sistemas de traducción de texto a voz. Así, un usuario puede dar instrucciones verbales al PC y, simultáneamente, oír información turística, o sobre webs, que originalmente estaba en formato de texto.

Estos datos también se presentan en unos paneles de información sensibles al tacto que, junto con un asistente personal digital (un gestor de información personal), permiten conectarse con otra computadora y compartir ficheros.

En cualquier caso, todavía queda mucho por hacer, como lo demuestran los problemas informáticos de Toyota con el Prius, su coche híbrido. O los nuevos problemas con los virus informáticos que van surgiendo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios