BAQUIA

Bloguear tenía un precio

La libertad que otorga escribir anónimamente en Internet se entiende por algunos más bien como libertinaje. El debate que se plantea es claro: ¿hasta qué punto es lícito criticar a alguien sin desvelar la identidad? ¿Tiene más valor una opinión de una persona que da su nombre y apellidos que otra de alguien que oculta su identidad?

Todas estas cuestiones se pueden plantear en el caso Patent Troll Tracker vs. Niro Scavone Haller & Niro: un blog que desvela las prácticas de un bufete de abogados de Chicago especializado en el registro de patentes-fantasma, para luego beneficiarse de las licencias de uso. Los abogados han puesto precio a quien desvele la identidad de su acusador: 10.000 dólares. Hay caso para rato.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios