BAQUIA

Blogueros, los últimos raritos

Cuando empezaron a popularizarse algunas herramientas electrónicas de comunicación, como los chats o la mensajería instantánea, muchos identificaron a sus usuarios con gente marginada y marginal, resentida, acomplejada, apartada de la sociedad, casi lindantes con la delincuencia. Hoy día, pensar que una persona es sospechosa sólo porque utiliza un chat o el messenger es una idea ridícula (de acuerdo, “raritos” los hay en todas lados, pero un garbanzo negro no estropea el cocido), puesto que se ha convertido en una herramienta más de interacción social.

Como los blogs han llegado más tarde, a sus autores les toca pasar por el mismo absurdo proceso de estigmatización: resulta que los blogueros son solitarios, aislados, viven en una realidad virtual y son incapaces de construir relaciones reales, dice en un libro el profesor universitario Michael Karen. Su mundo imaginario les lleva a creerse revolucionarios y rompedores, cuando son incapaces de hacer nada por cambiar el mundo real. De acuerdo, este es el perfecto retrato de algún que otro blogger, pero pareceque alprofesor Karen no se le ha ocurrido que la mayoría escribe simplemente porque les gusta hacerlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios