BAQUIA

Blogueros sin fronteras

Alguien debería crear una ONG que ayude a los blogueros en apuros repartidos por medio mundo, ya que esta lúdica actividad se está convirtiendo cada vez más en un riesgo para aquellos que la practican. A las continuas presiones de algunos gobiernos, detenciones, y censura de diversos posts, se une ahora una nueva amenaza: el control de las bitácoras de los usuarios por parte de sus empresas y/o jefes.

Según un estudio de la compañía de recursos humanos Corner, más de un tercio de los blogueros británicos se arriesgan a perder sus puestos de trabajo al criticar en sus diarios online a sus compañías, compañeros de trabajo, o sus jefes. Si esta información llegara a manos de sus superiores, éstos podrían sancionarles e, incluso, mandarles directamente a las filas del INEM, alegando mala conducta.

Los responsables del estudio visitaron más de 2.000 blogs y comprobaron que en el 39% de ellos recogían comentarios negativos sobre sus puestos de trabajo e, incluso, prácticas laborales que podrían meterles en más de un apuro. Para intentar minimizar los riesgos de que esto ocurra, la consultora recomienda a los blogueros más cautos que consideren muy bien el impacto que puede tener en su vida laboral, o personal, una entrada concreta en su blog.

Pero, sin duda, lo más fácil sería no revelar su identidad ni poner datos concretos que le puedan incriminar, ¿no?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios