BAQUIA

¿Bloqueo de P2P? Más vale prevenir que curar

En los últimos años, el P2P está copando prácticamente toda la actualidad informativa referente a las nuevas tecnologías y, sobre todo, a los derechos de autor. Desde el caso Napster, la industria musical ha conseguido, con mayor o menor éxito, luchar contra los programas P2P y contra la posibilidad de que los internautas puedan compartir material protegido con copyright sin que haya ningún tipo de ánimo de lucro.

Mientras en Estados Unidos hay constantes penas de cárcel por la descarga de canciones, en España esta práctica, amparada por el derecho a la copia privada, sigue siendo legal siempre que no exista ánimo de lucro. Sin embargo, los países europeos están empezando a plantearse acciones en contra del P2P, unas acciones que no sólo son severas, sino que además les han granjeado la enemistad de la mayoría de sus ciudadanos.

Varias de las opciones que más se plantean pasan por el espionaje de los ordenadores de cada usuario. Los gobiernos y las entidades de gestión de derechos se encuentran en permanentes conversaciones con las operadoras para poder conocer la actividad de un ordenador conectado a la Red. En los peores casos, incluso se está planteando la desconexión de un usuario que haga uso de redes P2P de forma reiterada.

Pero, como sabemos, la tecnología va siempre muy por delante de los gobiernos, y son varias las alternativas que ya tienen los usuarios para esquivar a sus enemigos. Una de estas alternativas es Peerblock, un desarrollo superior de lo que en su momento fue Peerguardian. Peerblock, disponible para Windows XP, Vista y Windows 7, se encarga de bloquear a las empresas anti P2P y a todo aquel colectivo sospechoso de poder ponerte en un aprieto si sabe lo que haces con tu ordenador. El programa posee una completísima lista de empresas perseguidoras de este tipo de prácticas y su misión consiste en bloquear las IP´s de estas empresas para que de ningún modo puedan saber qué estamos haciendo en nuestros períodos de conexión.

Peerblock tiene la opción de actualizar constantemente el listado de IP´s de los “enemigos” para asegurarnos de tenerlos lejos. Así pues, en este caso –como en casi todos- la tecnología ha demostrado ir un paso por delante de la política. De modo que, si se diese el caso de que se intentase espiar a cada usuario, quizá éstos ni se preocupen por ello, ya que poseen las herramientas para que eso no pase.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios