BAQUIA

BP no aprende: ahora la lía con Photoshop

BP ha estado utilizando textos e imágines para retratar sus (en teoría) grandes esfuerzos por asumir la responsabilidad por el vertido de petróleo en el Golfo de México. Y en los últimos días, los internautas han descubierto que al menos tres de esas imágenes están retocadas de forma bastante chapucera.

La gestión que ha hecho BP sobre este tema en Internet ha sido una sucesión de despropósitos, de la que al menos podemos sacar lecciones de cómo no gestionar una crisis en la Red. Así que en esta especie de manual, el episodio de la semana es \”No retoques fotografías para demostrar lo bueno que eres\”. O al menos, hazlo bien.

La primera imagen \”trampa\” mostraba una sala de pantallas en lo que parecía un centro de control de las tareas de ayuda. En la fotografía original había varias pantallas apagadas, pero como eso quedaba bien, alguien recortó con bastante mala mano unas fotografías del pozo dañado para pegarlas sobre las pantallas en blanco. Además, la foto tenía fecha de hace años, esperemos que porque nadie actualizó la fecha de la cámara.

Una de las cosas que tiene Internet, y que al parecer no todas las empresas asimilan, es que hay un montón de gente navegando y con tiempo libre. El suficiente, al menos, para peinar la página web de BP en busca de más gato encerrado. Y como el que busca, encuentra, han aparecido más de estos montajes chapuceros.

También a este equipo de BP le colocaron una pantalla falsa detrás, quizá porque en la versión original no aparecían lo bastante comprometidos con el problema.

La tecera foto trucada nos mostraba un helicóptero sobrevolando la zona. Bueno, en realidad no, porque el original mostraba el helicóptero aterrizado y no en el aire. De nuevo, el retoque fue una chapuza tanto por el color como por los huecos en blanco, pero sobre todo por la torre de control en una esquina que nadie se acordó de borrar.

Si BP pretendía que publicar esas fotos en su página web iba convencer a la población de lo concienciada que están con resolver el problema, no lo ha logrado. La compañía atribuye los montajes a un fotógrafo profesional sin mala intención, algo que no convence a nadie, ni por la (pobre) calidad de los retoques ni por el argumento de que fue iniciativa personal y sin consultar. Y como en la Red, de la indignación a la burla hay un paso, no han tardado en aparecer concursos para retocar más las fotos de BP o antologías de pifias corporativas con esto de las fotos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios