BAQUIA

Britney Spears ruega: ¡dejad de piratear!

Prensa, radio y televisión han sido los medios elegidos por las principales discográficas del planeta y decenas de cantantes (a los que le salen los dólares por las orejas) para pedir a la gente, con palabras lastimeras, que dejen de bajarse música gratuita de la Red.

Entre los artistas que abanderan la nueva cruzada –emprendida, una vez más, por la RIAA–, se encuentran cantantes como Madonna, P. Diddy o Sting. Cuanto mayores sean las ventas del artista en cuestión, más relevancia cobrará el anuncio. Así, la omnipresente \’cantante\’ Britney Spears pregunta en un anuncio televisado con su habitual cara de pan: \”Irías a una tienda de discos y robarías un CD? Es lo mismo que cuando la gente se conecta y roba nuestra música\”. Realmente conmovedor…

Con esta iniciativa, la Industria del disco pretende educar a los fans de que intercambiar canciones a tutiplén es, además de ilegal, dañino para los artistas y el negocio de la música. El carácter didáctico no es una característica que se estile mucho en asociaciones como la RIAA, que no para de entablar juicios contra los programas que permiten obtener música gratis (Kazaa, Morpheus o eDonkey son sólo alguno de ellos) y trata de cambiar la legislación para incrementar las penas sobre las compañías que contribuyan a la piratería.

La parte impresa de la campaña se lanzará en periódicos como The New York Times o Los Angeles Times. En ellos se preguntará a los lectores: \”¿A quién le importa realmente la descarga ilegal?\”: La respuesta será una retahíla de nombres, entre los que se encuentran Eminem, Madonna, Elton John, Sting, Phil Collins, y Natalie Cole.

Tal y como puntualiza el diario The New York Times, la campaña puede que no llegue a calar tanto como pretenden la Industria y los artistas. Y es que muchos seguidores consideran que pagar cerca de 18 euros por un disco es demasiado costoso para recibir a cambio un par de buenas canciones de un disco con 14. Aparte, resulta cuando menos paradójico que artistas como la propia Britney Spears reclamen más dinero cuando puede presumir de poseer una de las mayores fortunas de Estados Unidos. Obtenida, por cierto, con unos simples movimientos de caderas, unos conciertos en donde lo menos relevante son las canciones y una voz que podría romper en mil pedazos cualquier cristalería de Bohemia.

El anuncio de la campaña se produce, además, un día después de que la consultora KPMG apuntara en un informe que las discográficas deberían cancelar todos sus intentos por cerrar sitios de música gratuita en Internet con el fin de dedicarse a desarrollar plataformas de música online lo suficiente atractivas como para convencer a los internautas de que paguen.

Una de las responsables de estudio se hacía el siguiente planteamiento para apoyar la tesis del informe: la Industria consiguió acabar con Napster, pero ¿por qué existió este programa? Simplemente \”porque el mercado quería una cosa así\”, señala.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios