BAQUIA

Bubok, ¿quién necesita una editorial?

El día 16 a las 16:16 horas arranca un proyecto que lleva ya meses gestándose. Se trata de Bubok, una iniciativa que podría definirse como el “Lulu español” o mejor, como se describen ellos mismos en su blog, un “servicio de autopublicación online”.

A la cabeza del proyecto está Ángel María Herrera, del grupo EvoluZiona. Dicha empresa lleva desde el año 2005 promoviendo proyectos en la Red orientados al sector cultural y de ocio. Entre ellos grupobuho.es, portaldelescritor.com o actividadesculturales.es.

Por ello no resulta extraño que finalmente se llegue a un proyecto como Bubok. Precisamente Ángel María Herrera explica que la idea de Bubok surge de la pequeña editorial de coedición de la que era responsable. Herrera se planteó que si cada mes les llegaban más de 300 obras que no podían atender, se hacía necesario “crear algo para que cualquier persona pudiera publicar su obra, sin tener que hacer una inversión inicial y darse a conocer”. A Ángel María Herrera le acompañan en el proyecto, entre otros, Secuoyas, y el editor Andreu Teixidor.

El funcionamiento es muy sencillo, y no acarrea ningún coste para el escritor. Éste sube primero su obra en PDF o formato texto, que se guarda en una página personalizada para él. Posteriormente, decide si su obra será pública o privada, comprueba el coste de producción y elige el precio de venta. Si al lector le interesa el texto, puede comprarlo en formato PDF o en papel desde la página del autor.

El propio Ángel María Herrera reconoce que “a nivel operativo, hay pocas diferencias con el resto de compañeros de viaje en ese sector, ya que en calidades, precios y servicios somos todos más o menos similares”.

La diferencia estriba en la motivación que ha llevado a la creación de Bubok: “queremos ayudar a la gente a hacer realidad su sueño de publicar, y todos nuestros esfuerzos van en esa línea”.

Aunque, por supuesto, Bubok sí obtendrá beneficios, pero sólo si los autores venden sus obras. En este caso, la empresa obtiene el 20% de las ventas, por lo que el restante 80% irá a parar directamente al autor.

La principal diferencia entre iniciativas como Bubok con el sistema editorial tradicional es que la fabricación de un libro se produce exclusivamente bajo demanda. Por el contrario, en el mercado tradicional se hacen tiradas muy largas, que muchas veces no consiguen venderse.

Ángel María Herrera también apunta a que Bubok puede suponer una buena oportunidad para las editoriales, ya que pueden utilizar este tipo de servicios para fondos descatalogados.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios