BAQUIA

Bush: ¿el mejor presidente para la industria tecnológica?

Algunos maliciosos comentaristas recuerdan que lo que mejor simboliza hasta ahora la relación Bush/tecnología ocurrió en 2003, cuando el presidente se cayó de una Segway. La anécdota ilustra hasta qué punto desconfía el sector de Bush, a quien sólo creen interesado en desarrollar tecnología asociada a asuntos militares y de defensa antiterrorista.

Sin embargo, su preocupación por los efectos de la ciencia y la tecnología de última generación en el futuro sociocultural de su país es prácticamente nula. Una de sus promesas electorales fue la de extender el uso de la banda ancha a lo largo y ancho de todo el país, algo que hay que poner en cuarentena -en campaña todo vale-. Los demócratas ya le han acusado de haber realizado un proyecto débil en este sentido, que no explica cómo hará para que la alta velocidad llegue a las zonas rurales estadounidenses.

Indudablemente, el sector hubiera preferido con mucho la victoria de John Kerry. Por si fuera poco, los acontecimientos de los últimos días, con la retirada del polémico programa de espionaje Carnivore del FBI, no ayudan nada a potenciar la imagen tecnológica de la Administración Bush. En fin, dejemos concluir los cien días de gracia para ver si hay esperanzas de que el presidente se tome más en serio la tecnología.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios