BAQUIA

Bush: Internet puede esperar

¿Qué lugar ocuparán Internet y la nueva economía en la agenda del presidente electo de Estados Unidos, George W. Bush? Todo parece indicar que Internet va a jugar un papel secundario en la vida política estadounidense durante los próximos cuatro años, y no sólo por la fuerte caída del Nasdaq de este año o el enfriamiento de la economía.

A lo largo de la campaña electoral el gobernador de Texas y candidato republicano a la presidencia no mostró precisamente un gran entusiasmo por los asuntos relacionados con Internet. Y no es probable que eso cambie durante su mandato.

Diversos medios online de Estados Unidos se han preguntado estos últimos días sobre la actitud que adoptará la administración Bush en las cuestiones vinculadas a la Red. En líneas generales, la opinión predominante es que no hay que esperar sobresaltos de ningún tipo.

Las líneas maestras del programa electoral de Bush sobre tecnología quedaron esbozadas en un breve documento titulado \”Plan Tecnológico\”, en el que se destacaban tres prioridades genéricas: eliminar barreras para la innovación, contar con una fuerza laboral suficientemente preparada para el sector de la alta tecnología y crear un ambiente favorable para la investigación y la innovación en el sector privado y en el ejército.

La opinión predominante es que no hay que esperar sobresaltos de ningún tipo

Ninguno de estos objetivos está llamado a convertirse en un tema polémico. Las posibles disputas entre los dos grandes partidos estadounidenses no se van a producir en el terreno tecnológico, donde el grado de consenso es, en muchos casos, muy elevado. Serán asuntos como la reforma fiscal y educativa, la Seguridad Social o los programas de atención médica los que van a levantar ampollas en un Congreso muy dividido y en un país que otorgó más votos al candidato perdedor.

Internet no es el tema estrella

Un informe realizado Dave McClure, presidente y CEO de la Asociación de la Industria de Internet de Estados Unidos (USIIA por su siglas en ingles), indica que Internet no va a centrar de ningún modo la política de Bush ni la actividad legislativa durante sus cuatro años de mandato.

Según ha recordado el presidente de esta asociación profesional -que fue creada hace ya seis años con el objetivo de impulsar el comercio electrónico, la conectividad y la producción de contenidos para Internet-, entre los que ayudaron al gobernador de Texas a crear el documento de campaña sobre el sector tecnológico aparecen grandes nombres de la industria informática como Michael Dell (Dell Computers), John Chambers (Cisco Systems), Scott McNealy (Sun Microsystems) o Craig Barrett (Intel), pero no hay representantes de los ISPs, de las compañías de telecomunicaciones o de las empresas de cable.

Competencia menos vigilada

Donde sí se observará probablemente algún cambio es en la actitud de los organismos que vigilan la competencia del mercado. Las grandes empresas interesadas en fusiones y adquisiciones se sentirán más tranquilas a la hora de abordar estas operaciones, ya que se impondrá una actitud más relajada al respecto. También la política de comunicaciones tenderá a ser más suave para las compañías en lo que se refiere a los límites en la propiedad.

Claro está que estas variaciones no se apreciarán hasta que se produzcan cambios en los miembros que integran los diferentes organismos. Por ejemplo, la primera vacante en la Comisión Federal de Comercio (FTC) no llegará hasta septiembre de 2001, que es cuando su presidente Robert Pitofsky deberá abandonar el cargo.

Para un político republicano y conservador como George W. Bush, que confía casi a ciegas en el poder del mercado, no resulta ni interesante ni práctico querer regular un sector tan cambiante como el tecnológico. De todas formas, Bush sí ha prometido impulsar algunas medidas, como el aumento del número de visados H1-B para los trabajadores extranjeros altamente especializados, la promoción de la biotecnología o la reforma de las normas de exportación de tecnología.

Para un político republicano y conservador no resulta práctico querer regular un sector tan cambiante

Bush también se ha comprometido a apoyar una extensión de hasta cinco años de la moratoria actual sobre los impuestos al comercio electrónico. Las ventas electrónicas siguen representando sólo una cifra inferior al 1% de las ventas totales en Estados Unidos, por lo que no parece difícil que se logre esta nueva moratoria con el objetivo de impulsar el uso de Internet como canal de venta, a pesar de que algunos Estados presionan para poder cobrar más impuestos.

Privacidad y derechos de autor

Los asuntos que pueden resultar más difíciles de abordar, como el respeto a la intimidad en la Red o la protección de los derechos de autor, sólo merecieron comentarios generalistas durante la campaña electoral. Es difícil predecir, por tanto, cómo serán tratados durante el mandato de George W. Bush, aunque es evidente que serán cuestiones que abordará en un momento u otro.

Bush ha defendido la privacidad de los consumidores en Internet y se ha mostrado partidario de la instalación de sistemas de filtrado de contenidos en las escuelas y las bibliotecas públicas. Pero en ningún momento ha ofrecido detalles más concretos al respecto.

Otras medidas anunciadas por Bush incluyen la creación del cargo de CIO (Chief Information Officer) del Gobierno de Estados Unidos y la dotación de 100 millones de dólares para un fondo destinado a apoyar las iniciativas gubernamentales relacionadas con Internet.

Bush se ha mostrado partidario de la instalación de sistemas de filtrado de contenidos en las escuelas

Como gobernador de Texas, Bush presume de haber convertido a este Estado en uno de los más avanzados de la nación desde el punto de vista tecnológico. En concreto, Bush ha destacado el crecimiento de las exportaciones de tecnología en su Estado, la creación de puestos de trabajo en este sector, el impulso del acceso a Internet en las escuelas, la creación de un fuerte sector biotecnológico y el lanzamiento el pasado mes de julio de un portal gubernamental que ha merecido varios premios.

El futuro que le espera a Internet durante los próximos años parece más ligado al comportamiento general de la economía que a las medidas concretas que puedan impulsar los republicanos en Estados Unidos. En cualquier caso, George W. Bush no parece interesado en pasar a la historia como el presidente que impulsó Internet. Sus objetivos van por otro lado.

Temas relacionados:
  • Bush en The Standard
  • Divining Bush en cNet
  • Plan tecnológico

  • Compartir en :


    Noticias relacionadas

    Recomendamos




    Comentarios