BAQUIA

Business 2.0: adiós a un clásico

Time Warner ha decidido finalmente echar el cierre a la edición en papel de la revista Business 2.0, que desde hace un tiempo arrastraba serios problemas financieros debido al cambio de tendencias en la publicidad.

Igual que ha ido sucediendo a otros medios tradicionales, Business 2.0 se ha visto perjudicada por la caída de ingresos publicitarios, a medida que los anunciantes destinaban más dinero al medio online y menos a los canales tradicionales. Durante los primeros seis meses de este año, el número de inserciones publicitarias en la revista ha disminuido un 34%, según los datos del Publishers Information Bureau.

Desde hace meses se especulaba con el fatal desenlace, pero ha sido finalmente en una reunión acaecida la semana pasada con el personal de la revista cuando se ha confirmado el cierre. El último número del magacín tecnológico, correspondiente a octubre, llegará a los quioscos a finales de este mes.

El grupo Time Warner llevaba meses buscando comprador para la revista, pero al no haber recibido ninguna oferta satisfactoria ha optado por el cierre, trasladando a algunos de los empleados más veteranos a Fortune, su principal publicación relacionada con los negocios.

De esta manera, Fortune ha ofrecido un puesto de trabajo a Josh Quinter, editor de Business 2.0 desde 2002, y a otros 10 empleados. Los otros 18 trabajadores de la revista deberán buscarse un nuevo empleo, aunque Time les está buscando un hueco dentro de las empresas del grupo.

Business 2.0 nació en San Francisco en el año 1998, con el objetivo de cubrir de primera mano el explosivo boom de Internet que se vivió por entonces en el área de Silicon Valley. Le acompañaron otras publicaciones similares, como Industry Standard, Upside o Red Herring, todas ellas generosamente financiadas por las millones de dólares que se movieron por aquella época en el sector.

Las cosas empezaron a cambiar en 2001, cuando cesó el flujo de capital riesgo y llegó el estallido de la burbuja puntocom. Business 2.0 parecía entonces sentenciada a la desaparición, pero fue adquirida por el grupo Time Warner por 68 millones de dólares. Aunque mantuvo desde entonces cierta solvencia financiera, nunca llegó a acercarse a las cotas de su época dorada.

Actualmente, la revista cuenta con 600.000 suscriptores de pago. Alguos de ellos han organizado un grupo de apoyo en la red Facebook, pero parece que no ha sido suficiente para evitar el finiquito.

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios