BAQUIA

Cabinas telefónicas, esas reliquias

¿Recuerdan ustedes cuando fue la última vez que utilizaron una cabina telefónica? No, nosotros tampoco. Porque la práctica penetración universal de los teléfonos móviles han convertido a las cabinas en verdaderas piezas de museo, aunque todavía permanezcan -cada vez menos, claro- en nuestras calles.

Vía El blog de Enrique Dans encontramos un artículo que habla de la pésima situación de las cabinas telefónicas en EEUU, aunque el reportaje es perfectamente aplicable a cualquier país, especialmente occidental.

Los móviles y el vandalismo callejero, que se ceba con las cabinas, están haciendo que éstas desaparezcan progresivamente de la nación estadounidense, pese a las protestas de asociaciones de consumidores y organizaciones defensoras de los menos favorecidos económicamente.

Baste un dato: en los últimos nueve años, el número de cabinas ha descendido de dos millones a sólo uno. Pero quizás lo peor sea que, de este millón, un buen porcentaje no pasaría la más mínima revisión técnica. En efecto, muchos teléfonos están destrozados, quemados… En definitiva, carecen de operatividad.

Y eso que la importancia de contar con cabinas de teléfonos ha quedado demostrada en más de una ocasión, por ejemplo durante el 11-S, cuando los móviles fallaron durante la crisis pero muchas cabinas permanecieron funcionando.

Pero a las operadoras ya no les interesa mantener en buen estado las cabinas, y las tienen prácticamente abandonadas a su suerte. Afirman, no sin razón, que el peligro de vandalismo es insoslayable, y que los costes de afrontar las reparaciones son demasiado elevados. Sencillamente, ya no les compensa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios