BAQUIA

Campo de batalla: el escritorio de cada internauta

Los programas de mensajería instantánea han ido ganando popularidad hasta convertirse en una herramienta de trabajo y una forma de comunicación personal imprescindible y presente en la mayoría de las computadoras con conexión a la Red. Independientemente de si contribuyen a incrementar la productividad o a deteriorarla, lo cierto es que ahora, para muchas personas y empresas, supondría todo un trastorno quedarse sin ellos.

Aunque fue inicialmente menospreciado, este sistema de comunicación han devenido en un encarnizado mercado en liza en el que los principales gigantes online intentan imponerse y que ha heredado la competitividad perdida en otros sectores como el de los navegadores (browsers).

Actualmente, según un informe de NetValue, el 34,5% de los internautas estadounidenses emplean con asiduidad esta forma de comunicación. Dentro de los países del viejo continente las cifras son más dispares, destacando Inglaterra y España con un 26,1 y 25,9% respectivamente frente al 14,9 y al 14% de Francia y Alemania.

¿Qué es la mensajería instantánea?

Conviene explicar que es la mensajería instantánea, a medio camino entre el chat de toda la vida y los mensajes de correo electrónico, para aquellos que no lo tengan muy claro. Son unos programas residentes en el escritorio que, mientras haya conexión a Internet, están activos y permiten enviar y recibir mensajes en tiempo real; además de localizar personas que también sean usuarios de ese sistema.


AOL Instant Messenger

Ese es el concepto básico, luego vienen los extras, que dependen en gran medida del programa de mensajería elegido: posibilidad de entablar conversaciones telefónicas sobre Internet con costes mínimos, tickers informando de las últimas noticias, agendas, la opción de compartir todo tipo de archivos digitales o crear habitaciones de charla (chatrooms), o juegos en red, por poner un puñado de ejemplos.

Su creciente popularidad viene de la mano de que son completamente gratuitos, ni siquiera en el caso de AOL es necesario ser uno de sus clientes de pago para descargarlo. ¿Cómo se financian entonces? Con publicidad. Al estar siempre presentes en el escritorio, incluyen un pequeño banner permanente.

Para las empresas resulta muy atractivo anunciarse de esta manera, no sólo porque llegan a millones de personas y porque está permanentemente a la vista, también porque pueden atacar determinados sectores concretos, ya que para darse de alta es necesario proporcionar antes ciertos datos sobre edad, sexo, ocupación, ingresos y aficiones. Mucho más efectivo, suponiendo claro está que los usuarios no hayan mentido en su alta, que quizá sea mucho suponer.

De todas maneras, la aportación que hacen los servicios de mensajería instantánea a las arcas de los tres colosos que son Microsoft, Yahoo! y AOL, es mínima. Todos continúan buscando cómo sacar mayor provecho de sus millones de suscriptores.

Los protagonistas

Hay tres grandes empresas que dominan este mercado: AOL, que compró e integró el famoso programa israelí ICQ, Microsoft y Yahoo!

ICQ. Un clásico. Fue el primero en alcanzar cifras millonarias, el mejor en los primeros momentos de vida de este fenómeno. Nació modestamente en Israel, de la mano de un padre y su hijo. America Online adquirió Mirabilis, la empresa de ICQ, en junio de 1998.

Según AOL, en julio de 2000 ICQ tenía 70 millones de usuarios en todo el mundo, 20 en activo. Pero desde su compra ha ido perdiendo protagonismo: en agosto de 2000, según un estudio de MediaMetrix, contaba con 9,1 millones de clientes en Estados Unidos. Casi un millón menos que en 1999 y menos de la mitad que AOL Instant Messenger en el mismo periodo, con 21,5 millones de usuarios.


Yahoo! Messenger

AOL Instant Messenger (AIM) ostenta el dominio casi absoluto de los programas de mensajes instantáneos. Se estima que el 80% de los usuarios de mensajería emplean AIM. En noviembre del año pasado contaba con 61 millones de internautas en todo el mundo, 20 millones de ellos en activo. No obstante, su preponderancia está disminuyendo ante el empuje de Microsoft y Yahoo!, cuyos servicios de mensajería están captando usuarios a un ritmo mucho mayor.

Yahoo! Messenger y Microsoft Messenger (MSN Messenger), la medalla de plata y bronce de la mensajería, están experimentando un extraordinario crecimiento en los últimos meses. En agosto contaban con 10,6 millones y 10,3 millones de usuarios en Estados Unidos respectivamente.

Luego hay muchos otros como el de la startup Odigo, Excite Messenger, InstantTerra o Dubbed Altavista Messenger. Pero el alcance de estos últimos es pobre, y en el negocio de la mensajería instantánea, igual que en el Peer to Peer (P2P), lo importante es contar con un gran número de clientes. Cuanot más grande se es, más grande se puede llegar a ser, y menos sitio tendrán nuevos competidores, lo que impedirá que prosperen con éxito más de dos o tres servicios.

El problema de la incompatibilidad de caracteres

El principal problema de estos servicios, la piedra de toque, es la compatibilidad: el hecho de que, salvo unas pocas excepciones, sea imposible que una persona que tenga instalado, pongamos por ejemplo AIM, pueda comunicarse con usuarios del programa de Microsoft.

Esto obligaba a los internautas a decantarse por uno de los programas, preferiblemente en el que contasen con más amigos o compañeros de trabajo, o a tener instalados dos o tres simultáneamente. Una solución bastante engorrosa que ha adoptado mucha gente: se calcula que un tercio de los usuarios de AIM emplean otros servicios de mensajería.

AOL ha sido el más exclusivista, siempre se ha negado a compartir nada con sus rivales escudándose en que la interoperabilidad podría provocar fallos de seguridad y poner en peligro la privacidad de sus usuarios. La opinión generalizada es que, desde su posición dominante, se niega a compartir su feudo con nadie. Para AOL las cosas estaban muy bien, no hacía falta cambiar nada.

Ahora las cosas están cambiando. Por una parte AOL, a raíz de su megafusión con Time Warner, se enfrentó a un requerimiento de la FCC (Federal Communications Commission) que le compelía a hacer compatible, no sólo con los programas de Microsoft y Yahoo!, sino también con todos los demás, sus nuevos servicios avanzados de mensajería instantánea. El problema es que nadie entiende bien este vago requisito que ya se conoce como AIHS (Advanced, IM-based high-speed services applications).

America Online aceptó, evidentemente, e inmediatamente aparecieron diferentes representantes de AOL afirmando que no tienen ni la mas mínima intención de presentar versiones avanzadas de este tipo.

Por otro lado, a AOL no sólo le crece el número de rivales y su poderío, ahora también se coaligan entre ellos para destronarle. Diferentes expertos aseguran que si AOL abre su servicio a la competencia no será por orden de la FCC, sino para contrarrestar la unión de sus rivales.

La rebelión de la Alianza contra el Imperio

Los competidores de este gigante, más en concreto Microsoft, Yahoo!, AT&T, [email protected], iCAST, Odigo, Phone.com, Prodigy y Tribal Voice, están agrupándose para luchar contra esta supremacía bajo el nombre de IMUnified.


MSN Messenger

Su principal lucha hasta el momento ha sido presionar a la FCC para que exigiera la apertura de AIM e ICQ como condición ineludible para seguir adelante con la fusión. El decepcionante resultado ha provocado los lamentos de los portavoces de IMUfied y ha desembocado en el desarrollo de un nuevo y unificado protocolo de IM que puede hacerle mucho daño a AOL.

De momento parece que el pionero en encabezar la rebelión es la empresa de Redmond, que anunció a principios de febrero que la interoperabilidad llegaría de la mano de su MSN Messenger, se espera para marzo o abril de este año, compatible con Yahoo! y otra serie de proveedores menores.

Este cambio de estrategia es el reconocimiento de la empresa de Gates, que se lanzó al ruedo de la mensajería el verano de 1999, de que necesita ayuda para vencer a AOL en este terreno. No ha tenido que ser fácil admitir este cambio de mentalidad, aún resuenan en nuestros oídos las declaraciones de Microsoft a finales de 1999 asegurando que su Messenger 2.0 no iba a ser compatible porque podría incurrir en riesgos innecesarios (los mismos argumentos de AOL). Aunque claro, vinieron a continuación de la negativa de AOL de hacer compatible su AIM con el recién nacido MSN Messenger, y que incluso acusó al gigante del software de haber intentado hackear su sistema. Microsoft no es de los que olvidan un desplante como este.

Queda mucho por contar sobre la batalla que se está preparando para ocupar los escritorios de los internautas de todo el mundo. De momento los combatientes sólo están desplegándose sobre el terreno, ocupando posiciones.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios