BAQUIA

Capital riesgo al desnudo

Es bien sabido que Estados Unidos es la patria del capital riesgo. Un artículo de Always-on Network nos habla del valor de una empresa recién lanzada.

La publicación mencionada tuvo la oportunidad de reunir en sus oficinas a varios representantes de la flor y nada del capital riesgo norteamericano. Se inició un debate sobre el verdadero valor de una start-up. Aunque todos estuviesen de acuerdo en que las cosas han cambiado y las valoraciones se han vuelto más razonables, los problemas siguen siendo los mismos. Principalmente, surge la cuestión de cómo valorar la empresa de manera que pueda conseguir el dinero que necesita, no más, y dejar a los promotores con suficiente participación para que estén motivados.

Nos ha llamado especialmente la atención el planteamiento que hace en la charla Heidi Roizen Managing Director de Mobius Venture Capital. En primer lugar, Heidi afirmó que no se necesitan 30 millones de dólares para construir una empresa de software con éxito. Es más, \”darles 30 millones es una buen forma de conseguir que sea una mala empresa de software\”. En su opinión, se necesitan 6 ó 7 millones de dólares para ese fin.

También es interesante el planteamiento relacionado con la planificación de las necesidades de caja en el tiempo. Si, por ejemplo, el emprendedor ha previsto que necesita 10 millones en los próximos dos años, se deben hacer cesiones de 2 millones por períodos que coincidan con ciertos logros previamente establecidos, de tal forma que se compruebe que todo sigue la planificación prevista.

Existe también, según los asistentes al debate, la percepción por parte de los emprendedores de que deben \”levantar\” más dinero del que necesitan debido a la experiencia de los últimos dos años, en los que los mercados de inversión estuvieron casi completamente cerrados, y quienes no dispusieran de dinero en el banco se vieron abocados a cerrar sus puertas, a pesar de tener un buen modelo de negocio.

Las cosas han cambiado. Hay dinero para los emprendedores, pero es dinero cuidadoso que no está dispuesto a cerrar los ojos, como hizo en la época más álgida de la burbuja.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios