BAQUIA

Capturado el ladrón del dominio sex.com

Tras pasar cuatro años como prófugo de la justicia, Stephen Michael Cohen, el ladrón del dominio sex.com, ha sido capturado en México y trasladado a EEUU. El dominio pertenecía a Gary Kremen, fundador de Match.com y que lo registró en 1994. Su robo permitió a Cohen lucrarse durante seis años, hasta el punto de ganar unos 100 millones de dólares.

Para hacerse con sex.com, Cohen escribió una carta a Network Solutions, entonces administrador de dominios.com. En la misiva, firmada por una compañía llamada Online Classifieds, se exigía se retirase la titularidad del dominio a Kremen, que había sido despedido de la empresa. La carta decía que los derechos de la página debían ser traspasados a Cohen, cosa que Network Solutions hizo.

Kremen, su verdadero dueño, se enteró gracias a un amigo de que la página www.sex.com, que él creía vacía, estaba operando como web pornográfica y facturando decenas de millones de dólares. Reclamó entonces la devolución de la titularidad, pero Network Solutions no podía ayudarle sin que antes se demostrara que la carta era realmente una falsificación.

Kremen denunció directamente a Cohen, y entonces comenzó una dura batalla legal entre el propietario de Match.com y el nuevo magnate de la pornografía en Internet. En 2000, un tribunal de EEUU falló que la famosa carta era un fraude, y que por lo tanto el cambio de titularidad de la URL no era válido: tras cuatro años de luchas jurídicas la página volvía a manos de Kremen.

Pero la web no era el único activo en litigio. Mientras Cohen y Kremen discutían en los tribunales, sex.com había seguido facturando enormes sumas de dinero. Según algunos medios, podría haber ganado unos 100 millones de dólares entre 1995 y 2000. La cantidad puede parecer excesiva, pero no lo es tanto si se tienen en cuenta los 9 millones de suscripciones mensuales -a 25 dólares por mes-, a las que se sumaban ingresos de 12 millones de dólares en concepto de banners publicitarios. Una página, en definitiva, con más de 140 millones de páginas vistas al mes.

El veredicto del juez obligaba a Cohen a pagar a Kremen una indemnización de 65 millones de dólares por \”beneficios no disfrutados\”. Sin embargo, Cohen fue más rápido que las autoridades; puso su dinero a buen recaudo y huyó a Tijuana (México), donde compró una lujosa mansión… y donde han concluido sus andanzas.

Cohen jugó sus cartas astutamente, pero al final no pudo ganar la partida. Ahora deberá saldar la deuda con Kremen, que, dados los intereses de demora, ha pasado de 65 millones de dólares a 82. \”Estoy feliz por haber llegado a este desenlace. Con suerte llegaré al dinero antes que la Oficina de Impuestos\”, ha declarado Kremen a un diario estadounidense.

No es esta última afirmación ninguna tontería, porque durante sus años de empresario online Cohen casi no pagó impuestos por los millonarios ingresos de www.sex.com. De modo que a la Hacienda de EEUU también le caerá algo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios