BAQUIA

Cárcel de por vida para un programador de virus

El impacto financiero de un virus se mide de tres formas distintas:

  • La mano de obra necesaria para contraatacar al virus.
  • El precio del software / hardware para desinfectar un sistema.
  • Los ingresos perdidos por falta de acceso al servicio atacado.

La empresa Symantec ha desarrollado protección contra 62.904 virus (Panda, su homólogo español, reconoce 67.586) y en palabras de su vicepresidente de tecnología, Mark McManus, menos de 30 de ellos han causado un impacto financiero superior a 500 millones de dólares en pérdidas.

Para poner la cifra en perspectiva, varias de las empresas españolas que cotizan en Bolsa están lejos de alcanzar estos millones de facturación anual. Es decir, no estamos hablando de una broma y sin embargo, hasta el momento apenas media docena de personas se encuentran en la cárcel por este tipo de delitos.

En su artículo de Yahoo, Martha Mendoza, de AP National Writer, nos explica que las cosas están cambiando y que, a partir de la implementación de la nueva ley el próximo mes de noviembre, las penas van a cambiar y se van a convertir en muy serias para ciertos tipos de crímenes informáticos. Por ejemplo, alguien que envíe un virus con la intención de causar muertes -por ejemplo, tirando abajo el servidor de una línea de emergencia tipo 900- podría encontrarse con una pena de prisión perpetua.

Según explica Martha, el autor del virus Melissa, que ha causado 80 millones de dólares en daños, tiene una sentencia de 20 meses, pero, por ejemplo, Onel de Guzman, autor de Lovebug, virus causante de 7.000 millones de dólares en daños, fue capturado y luego puesto en libertar porque en Filipinas, su país de residencia, no existía una ley contra el delito que había cometido.

Chen Ing-Hau, el ciudadanoo de Taiwan que fue arrestado como autor del virus Chernobyl, tuvo que ser puesto en libertad porque nadie puso una denuncia en ese momento aunque, al parecer, ha vuelto a ser arrestado. En Inglaterra existen dos programadores que han estado sentenciados por enviar virus: Simon Vallor, que ha sido inculpado este mismo año, y Christopher Pile, que lo fue en 1995.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios