BAQUIA

Caso Microsoft: más de lo mismo

El caso Microsoft avanza día a día, aunque la repetición de las declaraciones hagan pensar que se encuentra en un punto muerto del que no termina de salir. En la jornada del lunes el fabricante de ordenadores Gateway copió sus quejas de la semana pasada: el acuerdo extrajudicial alcanzado entre la empresa de Redmond y el Departamento de Justicia estadounidense no hubiera evitado, a su juicio, que “Microsoft continuara recompensando” a los fabricantes de PCs “que acataban sus deseos y penalizara a los que no lo hicieran”, opinó Anthony Fama, abogado de la compañía que declaró a petición de los nueve Estados que no suscribieron el pacto.

La propuesta de los demandantes pretende que Microsoft imponga unas tasas uniformes a los fabricantes de PCs que quieran integrar el sistema operativo Windows, aunque eso no debería evitar que los grandes fabricantes obtuvieran determinados descuentos.

Por su lado, el acuerdo extrajudicial concedía vía libre para que Microsoft pusiera en marcha una política de descuentos basados en “programas de desarrollo de mercado” o en criterios “objetivos y verificables”.

La jornada del lunes se salió brevemente de lo habitual por la propuesta que realizó la juez Colleen Kollar-Kotelly al gobierno federal. La juez preguntó si consideran que los nueve Estados son competentes para a solicitar penas más duras al gigante del software. Fue la propia compañía de Bill Gates la que intentó convencer a Kollar-Kotelly de que no tuviera en cuenta la demanda formulada por los nueve estados ya que, a su juicio, esta decisión sólo le corresponde tomarla al gobierno federal. “A la luz de la aparente preocupación de Microsoft (…) parece prudente preguntar a los Estados Unidos para que esclarezcan al tribunal con su punto de vista sobre la cuestión” apuntó Kollar-Kotelly. El Departamento de Justicia aún no ha ofrecido una respuesta.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios