BAQUIA

Cayucos de emprendedores a África

El pasado mes de junio un articulo de Cincodias.com exclamaba: \”Alarma europea ante la carestía y escasez de materias primas\”. Según el mencionado articulo, de los 28 minerales considerados por los expertos como imprescindibles para el funcionamiento de la economía mundial, de los 28, repito, ninguno, sí, ninguno parece hallarse dentro de las fronteras comunitarias.

Sin duda alguna, es para preocuparse, pero sobre todo para ocuparse. Europa está agotada. Si, la vieja Europa es cada vez más vieja. Y además parece que los años hacen que cada vez le resulte mas difícil moverse.

Hoy leo en Elpais.com una noticia muy interesante. El Premio Nobel nigerano de Literatura, Wole Soyinka, en el transcurso de una conversación con el crítico literario Landry-Wilfred Mampika en un foro de Segovia, fue preciso y clarividente:

\”Por cada cayuco que llega a Europa con 100 africanos que arriesgan su vida por buscar una vida mejor debería salir otra embarcación en sentido contrario que llevara europeos emprendedores a África. No tienen que mandarnos a sus criminales, sino a aventureros que busquen nuevas oportunidades. Les aseguro que si se instalan en Lagos, ya no querrán salir de allí\”.

Hay mucho de verdad en sus palabras. Pero quizá el “estado del bienestar europeo” hace que nuestros pioneros no tengan que arriesgar su vida en una patera para alcanzar sus sueños. Eso si nos queda algún sueño que agotar en nuestra exigua Europa.

Al leer la noticia de la carencia de materias primas en Europa, ingenuo de mí, se me ocurrió buscar algún sistema de comunicación de los ciudadanos con nuestros representantes en la web de la Unión Europea. Después de mucho buscar y encontrar una forma de contacto, envié una propuesta sobre cómo relacionarnos con África en beneficio mutuo. Al cabo de unos días el sistema automático de respuestas me devolvió mi pregunta, por no entender que lo que yo hacía era una sugerencia.

Afortunadamente, un Premio Nobel como Soyinca tiene capacidad mediática, además de lucidez de ideas. Pero en el fondo dudo que nuestros ilustres dirigentes entiendan el significado de sus palabras y el verdadero potencial de las mismas. Europa debe mirar a África con otros ojos, con otra mentalidad, encontrar un vínculo de mutuo beneficio que permita llevar la estabilidad a África y un modelo de crecimiento sostenible para ambos. Y no sólo importando mano de obra barata que beneficie a empresarios, sino que la máxima rentabilidad debe venir con un intercambio bidireccional de conocimiento y desarrollo.

Europa debe exportar su modelo de “estabilidad” (lo escribo entrecomillado) económica, y debe olvidar su modelo de “burocracia”. Europa debe buscar en África su pasado aventurero y emprendedor, no el conquistador y expoliador. A lo mejor, África nos conquista, y como dice el Premio Nobel, nos instalamos allí y no queremos volver. Es hora de tender puentes entre África y Europa, y no de rescatar cayucos y deportar a sus, en el mejor de los casos, supervivientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios