BAQUIA

Cerca de la producción masiva de microcomponentes

La Nanotecnología y la Biotecnología ya no son futuribles. Hoy se están fabricando y vendiendo productos avanzados que no serían posibles sin estas ciencias, que ya han pasado el estado de experimentales. Nuevos desarrollos de productos textiles, equipos deportivos y cosmética están ya hoy en el mercado en Estados Unidos basados en los últimos adelantos de la Nanotecnología.

Algunas aplicaciones ya en marcha

La utilización de equipos microscópicos en cirugía es ya conocida. La revolución de las operaciones casi sin invasión del cuerpo humano ha permitido tiempos de recuperación de los pacientes increíbles hace tan solo unos años.

La fabricación de componentes plásticos de tamaño nanométrico, algo siempre deseado, ha estado bloqueada por la incapacidad de trabajar al nivel microscópico con componentes como el plástico. Ahora la empresa alemana Thinxxs lo ha conseguido. Su modelo XXS2000 es una bomba de inyección capaz de bombear líquidos desde varios microlitos a 3 mililitros de líquido por minuto. Según Thomas Stange, Director de Marketing de la empresa, las aplicaciones del invento son muy diversas: desde la aplicación y entrega de medicinas a microlubricación; además puede ser utilizada en equipos del hogar o en la fabricación de microcomponentes.

Por su parte, Nanosurf AG, una empresa suiza, fue quien consiguió, en un tiempo record, que la NASA tuviera el microscopio que necesitaba para examinar las partículas de polvo que generan las tormentas en Marte. Era necesario averiguar el tipo de partículas y ver cómo eran de agresivas o cortantes antes de enviar a ningún ser humano. El AFM (Atomic Force Microscope) tenía que ser muy compacto y ligero, pero al mismo tiempo muy robusto. Su diseño fue luego la base de los productos comerciales de la empresa.

Aunque, de momento, la mayoría de sus clientes son laboratorios en universidades, empresas con necesidades de controles de calidad especiales están también empezando a utilizar sus productos. Por ejemplo, Precision Writing Balls SA, otra empresa suiza fabricante de bolígrafos de precisión, utiliza su microscopio para comprobar que sus bolígrafos tienen el adecuado nivel de dureza y una superficie de punta de la bola de escritura que está entre los 2 y los 10 nanometros. También se está utilizando en la gestión de calidad de componentes de titanio para implantes y en entornos de fabricación de semiconductores. También se utilizan en la industria alimenticia con la intención de medir las capas de protección y envoltorios de los productos que se venden empaquetados para su consumo a medio plazo.

Cuando los médicos tienen que recetar medicinas que tienen cierta toxicidad, su mayor problema es fijar la dosis adecuada. Se prescribe de menos y el paciente no puede conseguir el efecto de la droga en su totalidad, se pasa en la dosis y las consecuencias son muy desagradables. Abtech Science quiere resolver el problema de una vez por todas.

Abtech utiliza diferentes variaciones de biochips para desarrollar equipos de diagnóstico para médicos, hospitales, laboratorios de patología e instituciones de investigación biomédica. La tecnología clave de la compañía se denomina microelectrodos \”interdigitalizados\”, que son formaciones de electrodos microscópicos hechos de partículas de metal que se distribuyen sobre un sustrato. Los electrodos se tratan con un material conductivo que actúa de agente sensor. Su especialidad es la fabricación de un chip cuya microlitografía contiene un material que puede detectar sustancias biológicas.

En un reciente artículo de Small Times se citaba a la Doctora Julia Moore, del Smithsonian Intitution, refiriéndose a los pantalones que la cadena de tiendas GAP acaba de introducir, resistentes a los derrames de líquidos y que se están vendiendo a 42 dólares en lows EE.UU. Esta oferta está basada en lo que la doctora denominó \”nanowhiskers\” (nanopatillas). Otros ejemplos son las raquetas de tenis convencionales que vienen reforzados con nanotubos que quintuplican la capacidad de dureza de la raqueta, a precios que van, según la marca, entre 229 y 249 dólares por equipo. También es el caso de las pelotas de tenis aprobadas para la Davis Cup, que contienen nanomateriales como base de configuración. L\’Oreal, por ejemplo, utiliza nanopartículas para conseguir que sus nuevos cosméticos penetren bajo la piel.

Europa, una vez más a la zaga

Mientras, los científicos europeos de estas especialidades están más dedicados a la investigación pura. Es decir, sus productos están a años vista de convertirse en un negocio rentable. Los americanos han desarrollado una aproximación mucho más pragmática, que les está permitiendo sacar productos comerciales y nuevas empresas financiadas con capital riesgo para el lanzamiento de nuevas soluciones.

Europa, de nuevo, está ausente de los desarrollos comerciales inmediatos, mientras que Estados Unidos está liderando también este sector de gran desarrollo futuro.

¿Por qué no somos más prácticos y canalizamos mejor nuestra investigación?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios