Certeros veredictos

Saturnino Gutiérrez terminó de barrer la portería, se metió en el cuarto de utensilios que también utilizaba como cambiador, se quitó el mono de trabajo y se puso su gastado traje azul marino. A continuación encendió un Ducados y se sentó en el taburete donde llevaba treinta años viendo todas las tardes entrar y salir a los vecinos del inmueble.
Empezó a hojear la prensa del día. Siguiendo su riguroso ritual, primero los diarios económicos, luego la información general y por último, la prensa deportiva. Saturnino se consideraba un hombre bien informado. A la antigua, pero bien informado
– Buenas tardes Saturnino. ¿Llegó mi paquete?
– Buenas, doña Rosa. Sí, ahí lo tiene, lo trajo el cartero esta mañana.
– Ay qué bien, me lo llevo. Hasta luego.
– Hasta luego doña Rosa.
Saturnino abrió las páginas amarillentas del diario económico, y fue a dar con un artículo que especulaba sobre posibles fusiones de los cuatro gigantes de Internet: Yahoo, eBay, Google y MSN. Un tal Imran Khan, analista financiero de JP Morgan, afirmaba que de todas las posibles combinaciones, la de eBay y Yahoo era la más factible, pues crearía una compañía líder en el mercado de las subastas, las comunicaciones, los pagos y la publicidad, además de contar con la mayor audiencia y alcance geográfico.
– “Cágate lorito”, pensó Satunino. “Vaya lumbreras. ¡Y lo que le pagarán al tío este!”.
Saturnino Gutiérrez plegó el periódico y pasó a estudiar la portada del diario deportivo, saltándose ese día su rutina.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios