BAQUIA

Cobrar el paro es incompatible con AdSense

Como muchas otras personas, Karin es una víctima de la crisis. Esta recién graduada en derecho por la Universidad de Virginia fue despedida a principios de año de la firma de abogados neoyorquina donde trabajaba. Le fue entonces concedida la prestación por desempleo, por importe de 405 dólares semanales.

Sin embargo, esta cantidad no es suficiente para vivir en Nueva York, por lo que Karin se mudó a Saint Louis en busca de un nuevo empleo. Para complementar sus ingresos, tuvo la idea de crear un blog, STL Meal Deals, dedicado a listar restaurantes locales que ofrecen ofertas y promociones.

Puesto que no recibía ninguna cantidad a cambio de mencionar la los restaurantes, Karin abrió una cuenta de AdSense para incluir publicidad contextual en su blog. Desde abril, ha ingresado por este concepto un total de 238 dólares, lo que supone una media de alrededor de 1.3 dólares al día.

¿Puede esto considerarse una actividad remunerada, suficiente para retirar la subvención por desempleo? Para el Departamento de Trabajo de Nueva York, sí.

Cuando se alcanzan los 100 dólares de ingresos por clics en los anuncios, Google envía un talón a los suscriptores de AdSense por valor de dicha cantidad. Karin tardó tres meses en alcanzar esa cifra, y al recibir el cheque honestamente lo comunicó a la oficina de desempleo… Es entonces cuando empezaron las complicaciones.

Karin (no ha querido revelar su apellido) ha dejado de cobrar el paro mientras los funcionarios investigan si los ingresos generados por Google AdSense deben considerarse como “residuales” (lo que no afectaría a la prestación) o como fruto del autoempleo, lo que supondría una reducción en la cantidad que recibe.

Para el Departamento de Trabajo, los pequeños ingresos derivados de la inclusión de publicidad en blogs y páginas web son un “territorio no catalogado”, aunque deberán otorgarle alguna categoría a medida que más personas recurren a esta fuente de ingresos. También deben establecer si sen casos como este se puede considerar o no a Google como empleador.

Mientras el asunto se resuelve, Karin ha declarado lo frustrante que resulta que nadie haya sabido dar una respuesta a su situación. “Es más frustrante aún que si intentas trabajar y generar un ingreso extra, a la vez que eres sincero y honesto sobre los ingresos, te traten como sospechoso y te castiguen”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios