BAQUIA

Código abierto… cerrado

El ataque legal de SCO Unix a IBM y la subsecuente carta a 1.500 corporaciones usuarias de Linux, advirtiéndoles que podían estar utilizando código con partes que eran propiedad de SCO, ha creado un estado de alerta que significa, probablemente, la mayor amenaza existente para el código abierto hasta la fecha.

Apache y Linux se han convertido en dos entornos de software abierto que están siendo utilizados por muchas empresas. ¿Es seguro? ¿No estarán corriendo el riesgo de que, si se comprueba que parte de su código fuente es propiedad de SCO Linux, tengan un problema legal en sus manos?

Richard Wilder, en su reciente artículo Open source moment of truth, opina que la pregunta es pertinente y demuestra hasta qué punto el concepto del software abierto contiene planteamientos de negocio que necesitan revisarse. Los abogados del software abierto están convencidos de que debe ser accesible para todo el mundo. Sin embargo, no siempre es sencillo comprobar que cualquier nueva contribución al código fuente es propiedad de quien la aporta y que éste garantice la misma.

Según Wilder, además de entrañar una dificultad importante, el pedir poco menos que la documentación en la puerta a todos los desarrolladores libres va en contra del mismo espíritu de confianza y libertad del movimiento. Pero Richard cree que, a menos que exista una forma de garantizar a las empresas que su inversión, sobre todo en aquellos sistemas que son críticos para su funcionamiento diario, está asegurada y que no corren peligro alguno, existe una clara posibilidad de un movimiento en contra del software libre.

Si esto es importante en el caso de una empresa, todavía lo es más, en nuestra opinión, en el caso de gobiernos y entidades estatales que están abrazando en gran volumen la alternativa del software libre como oportunidad para rebajar sus apretados presupuestos informáticos.

En cualquier caso, el que SCO pueda conseguir todo o parte de la multimillonaria cifra que le pide a IBM, tiene una lectura importante más allá de la implicación económica: puede seriamente paralizar el aumento en la utilización de código abierto y, llegado el caso, mostrarse un impedimento suficientemente importante como para que muchos de los voluntarios, asustados por las implicaciones y/o molestos por las soluciones que signifiquen mayor seguridad, abandonen el movimiento.

No es fácil ver cual va a ser la implicación de esta demanda a largo plazo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios