BAQUIA

Cómo afrontar una entrevista de trabajo en tiempos de crisis

El mercado laboral no se encuentra en uno de sus mejores momentos. Las tasas de paro crecen cada día y las oportunidades de acceder a un puesto de trabajo se reducen. Ante esta situación, la competencia entre los profesionales también se hace mucho más dura. Por eso, llegado el momento de enfrentarse a una entrevista de trabajo tras el proceso de preselección de currículum, hay que prepararse especialmente para mostrar todas nuestras actitudes y aptitudes en tan sólo unos minutos.

Para Michael Page International, consultoría especializada en selección de profesionales, lo más importante es tener claro lo que uno busca y, sobre todo, tener paciencia: hoy en día los procesos de búsqueda son mucho más largos y complicados. Las empresas entrevistan a más candidatos y están decididas a encontrar al mejor candidato entre los cientos de currículum que les han llegado. De ahí que tengamos que esperar incluso semanas para saber si cuentan con nosotros o no. Además, las empresas son conscientes de que una persona en paro tiende a tener mayor flexibilidad por lo que, en muchos casos, se les otorga cierta preferencia por su capacidad para la incorporación inmediata.

Michael Page te ofrece los mejores consejos para enfrentarte a una entrevista en tiempos de crisis:

1. Transmitir qué somos: En más o menos una hora la empresa va a valorar tu potencial y decidir si eres la persona seleccionada, por lo que es importante ser estructurado, organizado, sincero y convincente. Se trata de explicar qué experiencia tienes, qué puedes aportar a la empresa y no insistir en explicar que cumples todos los requisitos.

2. Transmitir qué queremos: Cada vez es más habitual que los profesionales se enfrenten al mercado laboral de una forma más abierta. Sin embargo, es imprescindible transmitir lo que uno busca y lo que espera de la compañía con la que ha empezado el proceso de selección. Ante la duda, lo mejor es preguntar al entrevistador y dejar claros los puntos de convergencia que se pueden producir entre trabajador y empresa.

3. Preparar la entrevista: Igual que preparamos un examen o una ponencia, hay que ir preparado a una entrevista de trabajo. Y no sólo para no enfrentarse a la situación con nervios, sino porque sólo de ésta forma será posible ofrecer exactamente la visión que quieres de ti mismo. Habrá que dejar algo a la improvisación, pero lo justo.

4. Motivación: es positivo preguntar por los siguientes pasos y transmitir tu motivación. Sólo llegaremos a nuestro entrevistador si conseguimos demostrar nuestra motivación como algo natural.

5. Investigar la empresa: A la hora de preparar una entrevista es fundamental recaudar información sobre el puesto: empresa, entorno, funciones, equipo, proyección. Estas cuestiones pueden llegar a definir el interés de una persona.

6. Naturalidad: Según los especialistas, una de las primeras características que notan en un candidato es si habla con naturalidad. Esto les resulta de gran utilidad a la hora de identificar el talento y contratar a los mejores candidatos para el puesto.

7. Salario: En el momento de hablar del salario para el puesto ofertado, mucha gente se siente cohibida. Sin embargo, si no queremos irnos con la duda a casa, lo mejor es preguntarlo directamente. El candidato, tiene que valorar el puesto, la empresa y la proyección que pueda tener. La empresa, por su parte, debería valorar si le ofrece un salario acorde a la experiencia del candidato, sus competencias y su potencial. Si el salario no es acorde a lo hablado, el candidato podría dejar la compañía por otra oportunidad de mejora salarial en un corto plazo de tiempo.

“Acceder a una entrevista de trabajo ya es difícil en los tiempos que corren. Si hay alguien dispuesto a ofrecernos una oportunidad, hay que ser proactivo, tomar la iniciativa y demostrar nuestra valía ante el posible contrato”, asegura Miriam López, Mánager de Recursos Humanos de Michael Page, “En un momento en el que todas las compañías deben reflexionar para encontrar nuevas fórmulas, la idea de centrarse en la detección, contratación y conservación de talentos es la mejor estrategia para conseguir que el empleado aporte un valor añadido a las empresas”.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios